El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, no para de nombrar funcionarios

llaryora-viola

Asumió con 267 funcionarios y actualmente son 310. Desde el Ejecutivo Municipal dicen que el incremento es por la ampliación y diversidad de servicios. Los sueldos salieron de la emergencia.

Tras dos años de gestión, y luego de una primera poda, la planta política que acompaña a Martín Llaryora en la Municipalidad creció hasta los 310 funcionarios, 43 más en relación al primer organigrama.

Desde el Ejecutivo Municipal se aseguró que el incremento en la cantidad de funcionarios obedeció “una política de shock que posibilitó el inicio de un camino histórico, no sólo en la diversificación de servicios y la descentralización”.

QUÉ DICEN LOS DATOS
Desde el inicio de la actual gestión las secretarías pasaron de 11 a 16; las subsecretarías, de 25 a 32; la direcciones, de 104 a 120; y las direcciones generales, de 28 a 34. Así surge de comparar la primera orgánica de Llaryora, bajo la Ordenanza 12984, con 267 funcionarios, y la lista de los actuales 310 con despacho en la comuna.

 
En paralelo al aumento en la cantidad de cargos, los salarios de los funcionarios dejaron atrás la emergencia, que implicó recortes del 30 hasta el 15 por ciento y congelamiento, por lo que los funcionarios no percibieron los incrementos pautados para el resto de los empleados municipales.

De acuerdo a la última planilla publicada –correspondiente a enero de este año– el sueldo neto de los funcionarios (sin contar el impuesto a las Ganancias, que tiene diversas variables) promedió los 190 mil pesos.

Así, la planta política recuperó el 170 por ciento en un año y medio. Algunos ejemplos: en agosto de 2020, Martín Llaryora había cobrado 117.788 pesos, y en enero de este año percibió 328.066 pesos (siempre sin contemplar Ganancias); mientras que los concejales pasaron de 108.892 pesos a 295.260. Una actualización similar tuvieron los sueldos de los secretarios.

Vale recordar que la quita salarial a la planta política se hizo sobre los salarios que pagaba a los funcionarios la gestión anterior. De acuerdo con el último dato publicado, correspondiente a octubre de 2019, Ramón Mestre había cobrado un neto de 138.210 pesos; el viceintendente Felipe Lábaque, 126.181; y Marcelo Cossar, que ocupaba una Secretaría, 128.164.

EL PALACIO EXPLICA
Desde el Ejecutivo Municipal se justificó el incremento de la planta de funcionarios: ”Tenemos 14 CPC funcionando (sumamos el de barrio Jardín y convertimos en CPC a los de San Felipe y Guiñazú). Avanzamos en la descentralización no sólo administrativa, sino también en la operativa, lo que redunda en más y mejores servicios para los vecinos. También abrimos cuatro Centros Operativos, número que se incrementará en los próximos días”.

“En la diversificación de servicios, creamos las Unidades Ejecutoras de la Zona Sur, la Unidad Ejecutora de Costanera, la del Agua Potable, la Unidad de Gestión de Riesgo Eléctrico, lo que exigió que se incorporen nuevos cargos”, agregó la comuna.

 
EL PODER DE LOS CARGOS
La actual gestión publica un único listado de funcionarios, en el que incluye a los 30 ediles (oficialistas y opositores), los tres asistentes de cada uno y el personal político del Concejo Deliberante; un cuerpo que suma 194 personas y que concentra el 38,5 por ciento de la planta política de la ciudad, que llega a 504 personas.

El detalle de la burocracia municipal no incluye sendos organigramas de los dos entes municipales (Coys, y Bio Córdoba ) ni de la Tamse. Las tres estructuras están comandadas por sendos triunviratos, pero no se publican cuántos funcionarios trabajan en cada una.

Además de lo funcional, hay lecturas políticas respecto del reparto que trajo la ampliación de la estructura municipal. El secretario con más funcionarios a cargo es Miguel Siciliano, de Gobierno, con 57 autoridades bajo su mando y las unidades ejecutaras (de obras) Sur y de la Costanera.

Luego, Participación Ciudadana, liderada por Juan Domingo Viola, tiene 33 funcionarios, incluyendo entre estos a los directores de los CPC. Sin embargo, de acuerdo con el organigrama vigente, hay 16 cargos vacantes: las sub direcciones de los CPC, sillas que tienen una clara función en la construcción política.

Con dos años de gestión en la mochila, la Municipalidad mantiene abierto el organigrama para incorporar a exfuncionarios provinciales. Por ejemplo, Ariel Aleksandroff, el secretario de Salud, sumó como director a Martín Najo, quien fue “número 2″ de Diego Cardozo durante la peor parte de la pandemia. Najo es el responsable de la Atención Primaria, con incidencia en los dispensarios.

La ampliación de la estructura política permitió que Marcelo Mansilla, desplazado como secretario de Movilidad (lo reemplazo Marcelo Rodio), recalara en la flamante Secretaría de Desarrollo Metropolitano, con el cargo de subsecretario, bajo el ala de Gabriel Bermúdez, con quien ocupó diversos cargos en la función pública.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar