El mundo entero le dice no a la guerra y pide paz

XEPQW6CWUREH3KT4AK4EKCFZHY
Berlín. Manifestantes se congregaron en el bulevar 'Strasse des 17. Juni' para protestar contra la invasión rusa de Ucrania. (Foto / AP)

Cientos de miles de personas se manifestaron este domingo en las calles de España, Alemania, Italia, incluso Rusia, entre otros países, en solidaridad con Ucrania, invadida desde hace cuatro días por las tropas al mando de Vladimir Putin.

En Rusia, las protestas no cesan desde el jueves último, a pesar de las detenciones por parte de la policía. Este domingo, un nutrido grupo de manifestantes se concentró en el centro de San Petersburgo. La Policía tomó a los participantes “uno tras otro” y los metió en camionetas a pesar de que la protesta era pacífica, según informó la agencia de noticias Europa Press.

Según la organización de derechos humanos ruso OVD-Info, para el domingo en la tarde la policía había detenido a más de 2.178 personas en 49 ciudades, y la mitad de ellos en la capital rusa, Moscú. Desde el 24 de febrero, en Rusia fueron arrestadas 5.308 personas mientras participaban en acciones contra la guerra, de acuerdo con los datos publicados por OVD-Info en su página web.

En paralelo, en España, decenas de miles de ciudadanos salieron las calles de Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Valladolid y Alicante, para decir “no a la guerra en Ucrania”, con pancartas que pedían “Paz” y al grito de “Putin asesino”.

En Madrid, por ejemplo, 40.000 personas se manifestaron en la Plaza de Colón, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid, informó la agencia de noticias Europa Press.

De la movilización participó la vicealcaldesa de Madrid y vocera de Ciudadanos en Madrid, Begoña Villacís.

“No hay derecho a que tengan que dejar sus casas, la solución es Europa, la Otan y estar todos juntos frente a los invasores”, proclamó Begoña Villacís, quien además reclamó mayor “esfuerzo y contundencia” para apoyar al pueblo ucraniano.

A esta marcha se sumaron otras dos: una en Plaza de España, que congregó a unas 1.200 personas y otra ante la embajada de Rusia en Madrid, a la que asistieron personalidades como la exdiputada del Parlamento Europeo Paquita Sauquillo, el diputado socialista Manuel de la Rocha y la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena.

Unas 300 personas también se concentraron en la plaza de Cataluña de Barcelona. Algunos participantes sostuvieron pancartas con los mensajes “Stop World War III” (Deten la Tercera Guerra Mundial) y “Shelter our sky, we will handle the rest” (Protege nuestros cielos, nosotros nos encargamos del resto), “Say no to Putin” (‘Dile no a Putin’) y “NATO Help” (OTAN, ayuda), mientras otros manifestantes ondearon banderas ucranianas.

En Alemania, al menos 100.000 personas se manifestaron en la capital, Berlín, según la policía. Los organizadores de la protesta estimaron 500.000.

 
Los manifestantes, reunidos frente a la Puerta de Brandeburgo y el Reichstag, el edificio de la Cámara de Diputados, llevaban banderas con los colores amarillo y azul claro de la bandera ucraniana, informó la agencia de noticias AFP.

“Berlín a 670 km de la línea del frente”, “Stop the killer” (Deten al asesino), “No a la Tercera Guerra mundial” figuraban en las pancartas de los manifestantes que masivamente respondieron al llamado de la comunidad ucraniana residente en Alemania.

“Mi madre está (refugiada) en un sótano, mi padre en la casa, en un primer piso en un barrio del norte de Kiev”, dijo una de las participantes, Valeria Moiseeva, ucraniana de 35 años, embarazada.

Allí, desde el jueves de la invasión se celebran a diario manifestaciones, especialmente frente a la imponente embajada de Rusia, construida en la avenida Unter den Linden, una de las grandes arterias que llevan a la Puerta de Brandeburgo.

Alemania alberga más de 300.000 personas de origen o nacionalidad ucraniana en su territorio, así como una gran diáspora rusa, especialmente en Berlín.

También se registraron movilizaciones en rechazo a la invasión a Ucrania en Dinamarca, Inglaterra, Italia, Portugal, Países Bajos, Lituania, Vilna y Turquía.

Fuente: La Voz del Interior de Argentina

Te puede interesar