Morales pidió votar el acuerdo con el FMI y criticó a los halcones del PRO

6227a5927415b_940_529!

Gerardo Morales irrumpió en el debate por el acuerdo con el FMI en la Cámara de Diputados para solicitar que se apruebe la ley y se evite un default, en un discurso que se ganó los aplausos de todas las bancas y exhibió las internas en Juntos por el Cambio, donde el PRO insiste en condicionar su respaldo a la eliminación del programa económico que anexó Martín Guzmán.   

"De acá tienen que surgir los mecanismos para que Argentina tenga una ley. De acá tenemos que salir con la aprobación de un acuerdo, impidiendo el default, que va a complicar a la economía.  Y los que más se joden son los pobres", planteó el gobernador de Jujuy y presidente de la UCR. 

Expuso en el plenario de comisiones de Finanzas y Presupuesto que se lleva a cabo en el anexo C de la Cámara baja, donde llegó junto a sus colegas de 14 provincias. No asistieron Axel Kicillof (Buenos Aires) y Gildo Insfrán (Formosa), mientras que Alicia Kirchner (Santa Cruz) envió a su vice.

Un rato antes, Massa los había recibido en el salón de Honor y escuchó su compromiso de gestionar los votos para que haya ley. Morales no fue la excepción. No asistió el correntino Gustavo Valdés, de la UCR, que el lunes había confirmado su asistencia. 

Massa también se reunió al mediodía con los jefes legislativos de Juntos, que insistieron en pedir que la ley omita el programa económico y se limite a la refinanciación de la deuda, un planteo que el ministro de Hacienda Martín Guzmán rechazó en su exposición del lunes. 

Si Morales logra que los 32 radicales acompañen, la ley sería aprobada el jueves y contaría con grandes chances de ser sancionada en el Senado, donde los 18 de la UCR compensan a los rebeldes del oficialismo.

Ante los diputados también hablaron Gustavo Bordet (Entre Ríos), Omar Perotti (Santa Fe), Gustavo Sáenz (Salta) y Omar Gutiérrez (Neuquén), quien recordó que el financiamiento de las deudas provinciales podría caer si no se le paga los vencimientos al FMI.

Saénz le agradeció a Morales por su "noble" actitud de no llevarse por "intereses mezquinos", en alusión a la interna de Juntos. Y el jujeño no esquivó ese enfoque cuando tomó el micrófono y apuntó para todos lados.

"Los sectores radicalizados no sirven para nada. La gente está harta. No ve reacción política", advirtió sin excepciones. 

"De la deuda nos tenemos que hacer cargo todos. Salvo los más jóvenes. Y la del FMI la tomamos nosotros. Yo me hago cargo que tuvo que ver con la decisión de nuestro gobierno. Algunos halcones me pegan por eso, pero no me importa", se defendió. "Pero veo que este gobierno ya tomó 65 mil millones de dólares", trató de compensar. 


Y luego les habló directo a los diputados de Juntos por el Cambio. "Compañeros de mi coalición: cuando nos toque gobernar, necesitamos tener diálogo y poder hablar desde sobre por lo menos 8 o 10 políticas públicas", los instruyó. 

Sólo interrumpieron los diputados de izquierda, entre ellos su coterráneo Alejandro Vilca, con denuncias sobre detenciones de manifestantes en su provincia. "Los delincuentes están presos", dijo hasta que se callaran, seguir su discurso y retirarse con aplausos de legisladores y colegas. 

Fuente: LPO

Te puede interesar