Gremios de la salud le pican el boleto a la paritaria estatal de Schiaretti

POLÍTICA - CÓRDOBA Por Luis Zegarra
1647521606281

A dos semanas del anuncio del acuerdo en la negociación paritaria entre el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) de Córdoba y el gobierno provincial, gremios de la salud profundizaron su disconformidad con lo suscripto y se manifestaron públicamente en la Capital, poniendo sobre la mesa asignaturas pendientes tanto de la administración del gobernador Juan Schiaretti como de la organización sindical estatal más importante de Córdoba.

Se trata de tres agremiaciones consideradas minoritarias en la discusión salarial. De ellas, solo una se sienta a la mesa de la discusión paritaria con la provincia: la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA). Juntas, representan a más de tres mil personas, aproximadamente el 20% del personal del sector en Córdoba. Sin embargo, sus reclamos encuentran renovada resonancia más allá de sus sedes. Condensan disconformidades e inquietudes de larga data en el sector. Muchas de ellas, no canalizadas a través del SEP.

El acuerdo paritario en cuestión implica un 30% de aumento para el semestre febrero – julio, cuotificado en tres partes (15% retroactivo a febrero, 5% en abril y 10% con los haberes de julio), con reapertura de negociaciones en agosto próximo. Tanto ATSA como la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se apresuraron a manifestar su desacuerdo al conocerse que el SEP aceptaba la propuesta. Decidieron, en paralelo, visibilizarlo a través de distintas acciones.

Este miércoles, unas 150 personas afiliadas a ATSA se manifestaron en el centro de la ciudad. Expresaron públicamente su pedido de una revisión de los plazos acordados para los tres aumentos que percibirán. “La oferta es insuficiente. Si la desglosás, solo un 20% corresponde al primer semestre. Un 10% pasa al segundo y no impacta en el medio aguinaldo. Tampoco contempla el 5% que nos adeudan del año pasado. Becarios y pasantes ganan 20 mil pesos”, sintetiza Ricardo López, secretario general de ATSA.

La situación tampoco es benévola con el personal médico que trabaja en la parte privada y revista en el mismo gremio. Comparten, además, una creciente incertidumbre ante un galope de la inflación que supera las expectativas. “Pedimos, a nivel nacional, urgente adelanto de la paritaria. La pauta es del 54% hasta junio, pero queda demasiado lejos”, explica el dirigente sindical.

En los hospitales
UTS nuclea a más de 2500 personas que trabajan en la salud pública. El gremio anticipó su rechazo el mismo día en que se conociera la oferta. Desde entonces, la definen como insuficiente: “Ni se acerca a la inflación prevista para este año. Es un acuerdo inconsulto, sin ninguna instancia para que decidamos las y los trabajadores. No aceptamos que se nos siga negando una paritaria específica para nuestro sector, donde nos representen trabajadores, en vez de gente que hace años no pisa un hospital”, disparan.

A este reclamo le sucedieron asambleas y charlas en los hospitales. Por el momento, no prevén manifestaciones, tal como hicieran en tiempos prepandémicos, pero mantienen una molestia que puede derivar en expresiones callejeras.

ATE Córdoba también sostiene un temprano rechazo a la paritaria. Su plan de lucha incluyó una radio abierta y una concentración en el Polo Sanitario. Este miércoles, en plenario general, definieron una “medida de acción directa antes de fin de mes”.

“Rechazamos la pauta salarial de solo un 30%, frente a la inflación descontrolada que sufrimos y ante la pérdida de poder adquisitivo acumulada en estos dos años de pandemia más el proceso macrista. Ya en enero ATE reclamó al Gobierno una pauta del 60%, en una cuota y al básico”, dice el comunicado posterior.

En la misma jornada, la asociación envió una carta documento al gobierno provincial, intimándolo a incluirla en las negociaciones paritarias del sector.

“La representación de ATE en el sector público de Córdoba fue resuelta por el Ministerio de Trabajo de la Nación por Resolución 708/09. Hace 15 años que esta discusión está zanjada. El gobierno de la provincia no puede decidir con qué gremio negociar, no tiene facultades ni prerrogativas para decidir esto. La exclusión de ATE de la negociación colectiva es inconstitucional y antisindical”, explican desde la entidad.

Fuente: letrap.com.ar

Te puede interesar