Dolarización en Argentina: ventajas y desventajas

contando-dolares-dblaradio

La dolarización de la economía volvió a ser un tema en debate en la Argentina, no sólo por la preferencia de las personas por el dólar, sino como plan antiinflacionario en un contexto por demás complejo en Argentina y con una inflación casi imposible de controlar.

A medida que pasan los años los procesos inflacionarios escalan en Argentina. En el primer mandato de Cristina Kirchner el fenómeno rondaba en el área del 10%. En el segundo, en el orden del 20%. En la primera parte del gobierno de Mauricio Macri el avance de los precios se ubicó en la zona del 25%, pero en los últimos años, en promedio, en la del 45%, y para este 2022 ya nadie puede decir lo que puede pasar. El último indice inflacionario dejó perplejos a todos.

Argentina hace años convive con tasas de inflación superiores al 20% anual. Tantos años de elevada inflación y volatilidad cambiaria impulsan constantemente el debate sobre cuál es la solución. 

Un informe de coyuntura económica del Centro de Estudios para la Recuperación Argentina, que conduce Emiliano Yacobitti, enumeró las ventajas y desventajas de dolarizar hoy la economía argentina.

CONTRAS DE DOLARIZAR:

 · Se renuncia al prestamista de última instancia (desaparece el Banco Central):
 

La principal función de un Banco Central es preservar el valor del dinero y garantizar la liquidez necesaria al sistema bancario.

 "Dado que este último se caracteriza por ser de encaje fraccionario (los depósitos están prestados y así sucesivamente, reservándose los bancos sólo una fracción para contingencias), el banco central se posiciona como la única entidad que saldría a proveer liquidez a los bancos ante un pánico financiero que lleve al retiro masivo de depósitos", explicó el informe.  

Se pierde el tipo de cambio como amortiguador externo: 
 

El tipo de cambio cumple la función de separar precios internos de externos. Por ejemplo, un país exportador de materias primas ante una caída del precio internacional, podría incurrir en déficit comercial. 

"Esto sería fácilmente resoluble ajustando el tipo de cambio, que influye en el precio de los productos transables (encareciendo los importados y abaratando los exportables), acomodando así la competitividad del país. Por este motivo se dice que el tipo de cambio absorbe parte de los shocks externos, lo cual dejaría de estar presente en una economía dolarizada", señalaron desde el Centro de Estudios para la Recuperación Argentina. 

• No se elimina el riesgo de default: 

La dolarización elimina el riesgo devaluatorio, pero no elimina el riesgo de incumplimiento de pagos


Actualmente los bonos soberanos rinden 20% en dólares (2000 bps), es decir, cotizan a valores de default. "En estas condiciones Argentina se quedaría sin financiamiento. Por lo tanto, una dolarización sin reformas de fondo no sirve y trae aparejado problemas que pueden desembocar en situaciones <recesiones> irresolubles", agregaron los especialistas.

• Requiere reformas paralelas (mercado laboral): 

De acuerdo a los datos oficiales, tantos años de alta inflación se pagaron con una caída histórica del salario real que este año va a marcar el cuarto año consecutivo. Es decir, la inflación licuó los aumentos salariales. "Al dolarizar, no se podría lograr este efecto en tal magnitud, por lo que el resultante sería el despido", detallaron.

VENTAJAS DE DOLARIZAR:

Fin a la inflación

Ante la imposibilidad de emitir, no se generan excesos de dinero que presionen sobre los bienes. "La economía se convertiría en una especie de juego de suma cero. Ya no existiría bimonetarismo (peso-dólar) por lo que el mercado de dinero estaría en equilibrio, ya que no habría una gran número de personas intercambiando su moneda por otra".

 

Se elimina la indexación de contratos

Dado que todo el dinero circulante en la economía sería moneda dura, no se precisaría incluir cláusulas de actualización. 

Se comprime la prima de riesgo

La tasa de interés que pagan los bonos contempla una prima de riesgo cambiario (elemento más abultado en países como Argentina). Dolarizar eliminaría este componente, por lo que se abarataría el costo de endeudamiento. Esto aplicaría tanto para el sector público como privado.

Se estabiliza la economía

"Esto permite sentar las bases para que la economía recupere (o aumente) un sendero de crecimiento. Eliminar la inflación y el riesgo cambiario hace que el costo de financiamiento disminuya vertiginosamente, por lo que el crédito se abarataría exponencialmente, permitiendo a la economía encarar nuevos proyectos productivos y así crecer", concluyeron. 

Con información de El Cronista, sobre una nota de LARA LÓPEZ CALVO

Te puede interesar