¿Santa Fe ya es otro Rosario?

JZJFZGVY65ABRNCZMI6JYK4BOU

La violencia en la ciudad de Rosario es sin dudas la más alta en homicidios del país y el eje central de preocupación de las autoridades del Ministerio de Seguridad. Sin embargo, hay alarma en la capital provincial por la escalada en ascenso de la criminalidad como ocurre en la principal localidad de Santa Fe.  

El hecho que alertó por la situación ocurrió en la madrugada del domingo y a las afueras de "La Loca", un local bailable ubicado a pocos metros de una de las principales arterias de acceso a la ciudad. Sucedió cerca de las 5 de la madrugada cuando Gonzalo Joaquín Ojeda, de 21 años, fue atacado por la espalda por otro joven que, sin mediar palabra, le disparó a quemarropa y en la cabeza.

De acuerdo a los primeros testimonios recabados por LPO, Ojeda estaba tomando una bebida al momento del ataque y cayó inmediatamente sin vida, pero siguió recibiendo disparos. "(El homicida) estaba muy enfocado con este chico que estaba tirado en el piso. Solamente le importaba tirarle a él", contó una testigo que filmó lo sucedido a Aire Digital.

Dos videos mostraron además que el asesinato se habría generado por un ataque entre bandas enemigas y que incluyó la retirada a toda velocidad de un auto no identificado. También se supo que al menos uno de los dos heridos fue víctima de una bala perdida, aunque desde el Hospital local avisaron que ambos presentaron heridas superficiales y que ya están fuera de peligro.

 

Mientras tanto, la muerte de Ojeda quedó registrada como el homicidio número 23 de la capital provincial en lo que va del 2022 (Santa Fe apenas llega al medio millón de habitantes), y se presenta como un fiel reflejo del espiral violento que la caracteriza, con asesinatos reiterados que se dan por lo general contra jóvenes y en la periferia.

 

Como en esta ocasión, los ataques a veces se trasladan al centro y tensionan aún más los nervios de vecinos que desde hace varios meses se organizan en pedido de seguridad. El constante robo a delivery y el ataque a Lucio Belfiori, un joven profesor de educación física que recibió un disparo en el cuello en un intento de robo, provocaron diversas movilizaciones durante las últimas semanas en pedido -por lo general- de mayor presencia policial.

 

El viernes anterior al ataque, de hecho, los vecinos del barrio Candioti Sur (donde se encuentra "La Loca") acordaron acciones para volver a manifestarse contra los ruidos molestos y las situaciones de inseguridad derivados de la nocturnidad. Entre otros reclamos, le exigirían al intendente Emilio Jatón el urgente traslado del local bailable hacia la zona prevista para tal fin, a la vera de la Ruta Nacional 168. A la luz de los hechos, es un reclamo que podría generarle dolores de cabezas al Municipio.

 

En paralelo, la investigación del homicidio quedó a cargo del fiscal Gonzalo Iglesias, quien ordenó pericias y solicitó el relevamiento de los registros de las cámaras de seguridad y de casas particulares cercanos al lugar del homicidio.

Fuente: LPO

Te puede interesar