Reforma constitucional en Santa Fe: presentan un proyecto sin "el fantasma" de la reelección

asamblea-legislativajpg

Sesenta años después del 14 de abril de 1962, la provincia de Santa Fe se sigue rigiendo por la misma Constitución. Los tiempos cambian, las sociedades se transforman, las necesidades se renuevan, las estructuras se rompen y se reconstruyen. Sin embargo, la Constitución de esta provincia se mantiene intacta.
 
Durante estas seis décadas existieron diversos intentos de modificarla, pero todos resultaron infructuosos. Incluso, la última propuesta liderada por el exgobernador Miguel Lifschitz, quien destinó gran parte de sus energías y esfuerzos políticos para lograr este objetivo.

 Más allá de los discursos de ocasión, el verdadero motivo por el que transcurrieron 60 años sin acuerdos para modificar la Constitución de Santa Fe fue -y sigue siendo- la posibilidad de reelección del gobernador y vicegobernador, algo que no permite el texto de 1962. Siempre fue "el fantasma" que obturó cualquier intento de avance.

El pasado viernes, se presentó en la Legislatura de Santa Fe un nuevo proyecto de reforma constitucional. Pero esta vez, el texto cierra de manera terminante esta discusión, clausurando cualquier posibilidad de reelección de gobernador y vicegobernador.

 "Sin el fantasma, podremos avanzar de una vez por todas", confió el diputado Rubén Giustiniani, autor de este proyecto que cuenta con el apoyo de otros legisladores, como Agustina Donnet (Igualdad y Participación), Fabián Palo Oliver (UCR), Mónica Peralta (FPCyS) y Carlos Del Frade (Frente Social y Popular).

 Ese mismo viernes, Giustiniani envió copias de su proyecto a referentes del peronismo, del radicalismo, de Juntos por el Cambio y del Frente Progresista. Todos lo tienen en sus manos.

 Básicamente, el texto se apoya en tres principios fundamentales: no a la reelección de gobernador, sí a la bicameralidad y sí a la ciudad de Santa Fe como capital de la provincia.

Por qué se elimina la posibilidad de reelección en la provincia de Santa Fe
Consultado por AIRE, Giustiniani sostuvo que esta "es la primera vez que se presenta un proyecto de reforma que obtura cualquier posibilidad de reelección. No solo para el gobernador en ejercicio, sino para quienes lo sucedan. De esa manera, dejamos de lado al verdadero fantasma, porque la verdad es que Santa Fe nunca necesitó de algún Roosevelt (Franklin Roosevelt, el único presidente norteamericano que gobernó en más de dos períodos en medio de la Segunda Guerra Mundial)".

 "La alternancia de personas en el Gobierno de Santa Fe no impidió, incluso, que un mismo sector político pudiera gobernar durante dos períodos o más, como sucedió con el peronismo o con el Frente Progresista, Cívico y Social. Y a la provincia no le fue tan mal con este esquema", insistió

 El tema de la reelección impidió hasta el momento cualquier atisbo de cambio. O porque el gobernador que impulsa las modificaciones puede ser reelecto, o porque le estaría otorgando a otro la posibilidad de reelección que él no tiene.

"Mientras seguimos esperando, ya pasaron 60 años y la Legislatura de Santa Fe recién sesiona desde el 1 de mayo, las autonomías municipales no son aplicables, no se puede crear una policía municipal, el derecho de acceso a la información no existe y los legisladores de esta provincia son los únicos en la Argentina y en el mundo que no pueden ser investigados por la Justicia", recordó Giustiniani.

 "Santa Fe -remarcó- sigue siendo la única provincia donde no todos somos iguales ante la ley. De hecho, Mauricio Macri o Cristina Fernández deben rendir cuentas de sus actos en la Justicia. Pero los legisladores de esta provincia somos intocables".

 - ¿Por qué el proyecto aclara que Santa Fe es la ciudad capital de la provincia?

 - Porque en los pasillos, suele surgir la pregunta acerca de qué sucedería si algún sector propone que otra ciudad fuera declarada como capital. Esto es real, aunque en público nadie lo diga.

 - ¿Por qué el proyecto mantiene la existencia de la Cámara de Diputados y de la Cámara de Senadores, en lugar de avanzar hacia una sola cámara legislativa como existe, por ejemplo, en la provincia de Córdoba?

 - La respuesta es muy sencilla. Si no cerramos cualquier posibilidad de que se plantee la unicameralidad en Santa Fe, los senadores no estarán dispuestos a votar a favor de la reforma constitucional. Y lo más importante es que, de una vez por toda, tengamos una Constitución que se adapte a los nuevos tiempos.

Fuente: Aire de Santa Fe

Te puede interesar