Schiaretti comienza a dar los primeros pasos para ser candidato a Presidente en 2023

KR4CSBW6PVHQLKFX2OL5DI6ZNI

El gobernador Juan Schiaretti venía dando señales de intentar asomarse al escenario político fuera de los límites de Córdoba. El miércoles por la noche sorprendió con su primera incursión nacional al participar de una cumbre de dirigentes de distintos partidos que tienen un común denominador: son opositores al cristinismo.

La reunión fue el miércoles por la noche, y trascendió el jueves en medios de Capital Federal. Schiaretti es hermético en sus contactos nacionales, que maneja de manera personal.

El exgobernador de Salta Juan Manuel Urtubey fue el anfitrión en su casa de San Isidro. Preparó asado. Participaron, además de Schiaretti, su colega de Jujuy, Gerardo Morales, que, además, es titular del radicalismo nacional.

También estuvieron peronistas disidentes, como los diputados Florencio Randazzo; Graciela Camaño y Emilio Monzó, quien supo ser el armador peronista de Mauricio Macri, y Rogelio Frigerio, ministro del Interior en los cuatro años de gestión macrista, hoy diputado de Juntos por el Cambio de Entre Ríos.

Hubo otras presencias, como el intendente de Rosario, Pablo Javkin (Frente Progresista), y el exgobernador de Chaco Ángel Rozas, un veterano dirigente radical, que ahora trabaja con Morales.

Schiaretti venía teniendo algunas fotos con dirigentes nacionales, que anticipaban lo que podría ser un intento de figurar fuera de los límites de la provincia.

En febrero recibió al jujeño Morales y, en marzo, al diputado radical Facundo Manes.

 
El martes pasado, Schiaretti fue anfitrión de otro visitante que generó sorpresa. Recibió en el Centro Cívico al cristinista gobernador de Chaco, Jorge Capitanich.

Hasta ahora, el mandatario provincial había evitado mostrarse con dirigentes que respondieran a la vicepresidenta Cristina Fernández, pero hizo una excepción con el chaqueño.

“Es un gobernador que vino de visita a Córdoba y pidió reunirse con Schiaretti ¿por qué no lo va a recibir?, más allá de que está claro que piensan distinto”, aclaró un schiarettista sobre el encuentro con Capitanich.

ASADO EN SAN ISIDRO
El quincho de la vivienda de Urtubey en el Gran Buenos Aires fue el lugar del encuentro entre dirigentes de distintos partidos, que tienen en común haberse enfrentado a Cristina Kirchner en algún momento de su trayectoria política.

 
Fiel a su estilo hermético, Schiaretti evitó pronunciarse sobre el encuentro con otros dirigentes que están fuera del PJ nacional.

Fuentes del Centro Cívico trataron de minimizar que el encuentro tenga que ver con el armado de un espacio político alternativo al Frente de Todos o Juntos por el Cambio, pensando en el 2023 electoral que se avecina.

“No se trata de una armado político pensando en el año que viene. Fue un encuentro de gobernadores y legisladores que están preocupados por la situación actual del país”, explicó un funcionario que habla de política con Schiaretti.

Según esta versión del PJ cordobés, el objetivo de la reunión fue “consensuar” algunas iniciativas en el Congreso para atender la realidad “urgente” del país.

“Hay que dialogar para consensuar iniciativas que se puedan impulsar desde el Congreso nacional. No se habló de las próximas elecciones. El hecho que participaron gobernadores y legisladores de distintos partidos indica que hoy la prioridad es resolver los problemas del país, no la rosca política”, reforzó el funcionario provincial.

“La realidad indica que hay que presentar propuesta ahora, no el año que viene. Las urgencias son muchas”, dejó trascender otra fuente del Centro Cívico.

Urtubey, el anfitrión, dijo  que existe diálogo entre dirigentes de distintos espacios políticos “preocupados” por la situación del país.

“No debería sorprender que nos reunamos dirigentes de distintos partidos, que queremos que este país empiece a resolver sus problemas que tienen un arrastre de más de cuatro décadas”, expresó el salteño, quien se mostró mesurado sobre los alcances de la cumbre anti-K.

Schiaretti y Morales no disimulan en privado su preocupación por la situación del país. No trascendieron los temas abordados, pero habría coincidencia en que, ante la división del Frente de Todos, la oposición tiene más chances de aprobar leyes.

Todos se mostraron inquietos por lo institucional, por lo que se habría tocado la posibilidad de impulsar a nivel nacional la boleta única que desde hace años se aplica en la provincia de Córdoba.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar