El Instituto Patria retoma actividades presenciales, enfocado en la pelea con el FMI y la disputa con Alberto Fernández

POLÍTICA Por Pablo de León
11-ck-patria

Oscar Isidro José Parrilli figura como Presidente del Instituto Patria, la institución donde el cristinismo se recluyó luego de la derrota electoral de 2015, a manos de Mauricio Macri. 

El ex secretario General de la Presidencia de Cristina Kirchner es quien orienta ese instituto, ubicado a 200 metros del Congreso de la Nación, donde tienen despachos, Cristina, su hijo Máximo y el propio Parrilli, hoy senador nacional.

CFK es la presidencia honoraria del Patria y figura allí como Vicepresidente Jorge Horacio Ferraresi, el intendente de Avellaneda, hombre muy cercano a Cristina y hoy, ministro de Hábitat de Alberto Fernández.

Esta institución fue creada bajo el lema de "contribuir al desarrollo de un nuevo pensamiento Latinoamericano, conformando un espacio plural para la reflexión y el estudio multidisciplinario sobre las experiencias sociales, políticas, económicas de los países de América Latina en el siglo XXI y el proceso de integración regional".

Y con la intención de "fomentar, estudiar y difundir el pensamiento latinoamericano y los procesos políticos, económicos y sociales que tuvieron lugar en la región".

Pero hoy se ha transformado en un reducto que nuclea los esfuerzos políticos en la pelea contra el FMI y la disputa con Alberto Fernández, a quien en el cristinismo acusan de haber avalado un cierre contraproducente con ese organismo internacional, junto al ministro de Economía Martín Guzmán.

Ahora, el instituto K volvió a las tareas de modo presencial con Parrilli como organizador de los eventos, junto a la ex diputada nacional Claudia Bernazza.

Uno de los fogoneros más entusiastas con la actividad del Patria lo define así: "La vuelta de las actividades en modalidad presencial a tiempo completo en la sede de Instituto Patria, podría atribuirse al final de la pandemia. O también entender que se puede tratar de una vuelta a las fuentes para organizar la resistencia al FMI, en el mismo lugar donde el kirchnerismo ya organizó otra que tuvo un final exitoso".

Ese final "exitoso" sería "haberle ganado al macrismo" en 2019, tras la conformación del Frente de Todos, frente que nucleó al peronismo clásico, al kirchnerismo en todas sus formas, al massismo y a las organizaciones sociales como el Movimiento Evita y Barrios de Pie, entre otros.

Pero en la mayor parte de los encuentros -como el de "coordinadorxs del Instituto PATRIA"- son nutridos por fuertes reproches a la marcha del Gobierno nacional que encabeza Alberto Fernández. Muestra de eso fue que la reaparición política de Felipe Solá, el despedido ministro de Relaciones Exteriores.

Solá encabezó, dos sábados atrás, el "Seminario Taller Política, Planificación y Gobierno".

El Patria también forma parte del entramado. Allí, se "amuchan" junto a Parrilli dirigentes como Carlos Zannini, el hoy Procurador del Tesoro; antes lo hacían Ricardo Forster y Tristán Bauer, hoy con lugar en el Gabinete nacional. Un nucleamiento cristinista de todo lo que "no es La Cámpora", como define un habitué de ese lugar montado en un viejo petit hotel porteño.

En la vuelta tiempo completo del Instituto Patria se habla de "recuperar la mística que dio origen a la conformación del FDT; la actividad presencial en el Patria ayuda a eso", define uno de sus impulsores.

Bendecidos por Cristina Kirchner, se acrecentarán las charlas y debates en el seno del Patria donde se habla de "proponernos colaborar con el fortalecimiento de las políticas públicas del gobierno del Frente de Todxs". Pero con una salvedad: "A partir de los ejes de trabajo señalados por la presidenta honoraria del Instituto, Cristina Fernández de Kirchner". De Alberto Ángel Fernández, poco y nada.

Fuente: clarin

Te puede interesar