Javkin creció más de lo esperado y el Frente de Frentes puede volar por lo aires

javkin300119jpg

El boceto opositor del frente de frentes para intentar destronar al peronismo de la gobernación de Santa Fe en 2023 empieza a tener sus primeros roces antes de su conformación y encuentran su problema en la marquesina. La pata del radicalismo que logró ganar las elecciones con Carolina Losada como candidata a senadora nacional empezó a cuestionar por lo bajo al intendente de Rosario, Pablo Javkin, por empezar a construir su candidatura a gobernador sin tener en cuenta a sus potenciales socios. El malestar caló rápido y por ahora es vidrioso el futuro de esa mini sociedad. 

La idea de reunir a todo el radicalismo provincial, al PRO y al socialismo marcha lenta pero firme, según sostienen quienes participan de la cocina de la UCR. El primer boceto sugería que Javkin podría competir en una posible interna junto al radicalismo que ganó las elecciones pasadas frente a una potencial candidatura del radical Maximiliano Pullaro, mientras que el PRO y el socialismo sumarían con lista propia o compartida con el resto. 

Apenas dos meses atrás, gran parte de la UCR provincial y nacional le daba a Javkin la bienvenida, con agasajo incluido, al frente de frentes. Lo cierto es que los movimientos de los últimos días del intendente no cayeron bien en el universo boina blanca, al menos en el que pretendía sumarlo como su candidato. Creen que aceleró los tiempos con un proyecto individual al candidatearse en público y que todo puede resultar en “poner al resto enfrente”.  

 

“Las conductas públicas que tiene no son las que debe tener alguien que pretende ser socio de la UCR. Hay todas definiciones y señales para otro lado”, sostuvo a Letra P alguien que subió al atril de la victoria aquella noche en el salón Metropolitano de Rosario. Una de las espinas atragantadas en los últimos días fue la presentación del intendente de una ordenanza antilavado sin invitados de Juntos por el Cambio (JxC), pero sí de la otra pata opositora en el Concejo municipal. También aducen una descoordinación en el diálogo.

En el javkinismo no desmienten algunas diferencias mutuas en los modos, pero descartan que llegue a cortocircuito. Además rechazan la idea de un juego solitario intencional del intendente que afecte a la alternativa del frente de frentes. Esta semana alguien se preguntó: "¿Más gestos que ir de gobernador?". Este sector del radicalismo entra en un dilema: tolerar el vuelo propio y priorizar la sociedad en la que confían para 2023, o, si no logran la química necesaria, apelar a otras opciones. A mano están Losada o hasta al propio Pullaro.

 

Ambos dirigentes junto a sus equipos coincidieron el lunes en un almuerzo en Rafaela. Encuentro casual o armado, la foto se hizo y mostró a los espacios cerca. La UCR termina hablando desde el rol de mayor protagonista dentro de la ideada alianza, descansando en los resultados electorales pasados y en el territorio provincial. Pero en Rosario el javkinismo levanta la mano y dice tener mayor peso que lo otro. 

Fuente: Letra P

Te puede interesar