Schiaretti le cierra todas las puertas al kirchnerismo y al Presidente

hoy

Preocupados por la interna entre el presidente, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Kirchner, sumando al sacudón que significaron los casi siete puntos de inflación del mes pasado, los gobernadores peronistas vienen gestando una cumbre para influir en el escenario nacional.

En este contexto, el gobernador Juan Schiaretti les transmitió a sus colegas peronistas una condición para sentarse en una mesa de diálogo: que no participe el Gobierno nacional.

Según una fuente del Centro Cívico, el mandatario cordobés estaría dispuesto a compartir una instancia de diálogo con sus colegas, con la idea de proponer medidas para resolver algunos de los problemas que atraviesa el país, pero no quiere participar de la interna del Frente de Todos.

“El Gringo (Schiaretti) es un hombre de diálogo y lo demostró la semana pasada cuando compartió una cena con el radical (Gerardo) Morales. Como todos, está preocupado por la situación del país, pero no intervendrá en la interna del Frente de Todos”, aseguró un schiarettista que está al tanto de algunos de los contactos que el gobernador mantiene con sus colegas.

Esta definición del funcionario provincial va en línea con lo que el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, dijo días pasados, luego de reunirse con Schiaretti, en el Centro Cívico. “El Gringo no te sorprende. Dice en privado lo que sostiene en público”, aseguró el mandatario cristinista, quien vino a Córdoba, con el objetivo de proponerle a Schiaretti una cumbre entre los gobernadores del Norte Grande y la Región Centro, que integran Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

La reunión de los mandatarios norteños fue el viernes de la semana pasada.Mientras que el lunes pasado, Schiaretti asumió la presidencia de la Región Centro.

 
En la capital santafesina, Schiaretti mantuvo un diálogo reservado de 45 minutos con sus colegas Omar Perotti (Santa Fe) y Gustavo Bordet (Entre Ríos).

En ese encuentro, el cordobés dejó en claro su postura: está dispuesto a colaborar con propuestas, pero sin mezclarse en la áspera interna que hoy divide al peronismo nacional, entre albertistas y cristinistas.

PREOCUPACIÓN EN ASCENSO
Los mandatarios peronistas están preocupados por la pulseada pública entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta.

 
Esto quedó expuesto en una reunión reservada que ocho mandatarios peronistas sostuvieron en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), luego de la reunión que convocó el Presidente, en apoyo a la postura de la Nación, en el conflicto con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por la coparticipación federal.

Schiaretti no firmó el documento que fue elevado a la Corte Suprema de la Nación que interviene en este conflicto, ni tampoco estuvo en el CFI porteño.

Los gobernadores peronistas se iban a volver a encontrar este lunes, pero Alberto Fernández intervino de manera personal para postergar la reunión.

Fuentes de la Casa Rosada confirmaron a La Voz que el Presidente habló con al menos cinco gobernadores oficialistas para pedirles que postergaran el encuentro.

La idea de los mandatarios del PJ era hacer público un documento en el cual le iban a pedir al Presidente y a Cristina Kirchner que retomaran el diálogo “institucional”.

Schiaretti tiene otra visión. En la cena que compartió la semana pasada en la casa del exgobernador salteño Juan Manuel Urtubey, con el jujeño Morales y otros legisladores peronistas, el cordobés expuso las propuestas que sus legisladores ya han presentado en el Congreso: bajar las retenciones; modificar el mecanismo de distribución de los subsidios nacionales y traspasar a Caba y provincia de Buenos Aires las empresas Aysa (agua y cloacas) y las eléctricas Edenor y Edesur.

Schiaretti también habló de impulsar a nivel nacional la boleta única, mecanismo que se aplica en Córdoba desde hace varios años. El cordobés no deja pasar la oportunidad para mostrar que tiene propuestas, pero con una clara postura política: siempre lejos del Frente de Todos.

Como para no dejar dudas sobre cuál es su posición respecto al Gobierno nacional, los legisladores nacionales que responden al gobernador presentaron en los últimos días distintos pedidos en el Congreso, que van en contra de la posición del oficialismo.

El bloque Córdoba Federal pidió esta semana una reunión “urgente” con el secretario de Energía, Darío Martínez, para tratar el posible faltante de gas a las industrias cordobesas.

La semana pasada, Carlos Gutiérrez, Natalia de la Sota e Ignacio García Aresca, también solicitaron informes sobre los gastos del Gobierno nacional durante la pandemia e informes sobre las inversiones en Vaca Muerta.

Fuente: La Voz del Interior, sobre una nota de Julián Cañas

Te puede interesar