Qué hay en juego y quienes arriman una silla al control de la hidrovía

1650294090900

Desde que el Gobierno puso en marcha el Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable, la administración de la hidrovía Paraguay – Paraná preocupa y ocupa a las provincias involucradas por su estratégica ubicación geográfica. Entre ellas, Santa Fe, claro está. En efecto, la Casa Gris no deja de observar con detenimiento la conformación del organismo descentralizado ya que la sede se debe localizar en Rosario, por un lado; y, por otro, la gran pregunta: ¿Quiénes se sentarán en la mesa del Consejo Directivo del ente en cuestión, teniendo en cuenta los intereses económicos y políticos que afectan a la bota santafesina? En el medio, se encuentra judicializado el proceso licitatorio del dragado y balizamiento que se adjudicará por 15 años

¿Qué se pone en juego?
Antes de exponer los intereses políticos que están en juego, cabe consignar qué implica la Hidrovía para la región y el país.

-Es una ruta fluvial de 1.635 kilómetros que permite la salida hacia el océano a embarcaciones de carga.

-La traza contempla los ríos Paraná y Paraná de las Palmas y el Río de la Plata. Se forma un cauce de salida del 80% de la exportación nacional.

-Por la hidrovía pasan transportes internacionales de graneles agrícolas, graneles minerales, combustibles, contenedores y automóviles. Además de transbordos (minerales y graneles agrícolas) y de cabotaje (combustibles, y en menor grado fertilizantes).

La concesión
-En 1995, el gobierno de Carlos Menem cedió la concesión de las tareas de mantenimiento, dragado y balizamiento del Paraná al consorcio Hidrovía, formado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa.

-En 2006, la Nación profundizó la vía navegable troncal a un calado de diseño a 34 pies efectivos. Es esta la profundidad actual del tramo del Río Paraná que va desde el Gran Rosario al Océano Atlántico.

-En 2009 y 2010, el Estado nacional e Hidrovía S.A celebraron un acuerdo de ampliación y renegociación del contrato de concesión, ampliando la vía navegable troncal en el tramo Santa Fe al Norte, comprendido desde km 584.1 del Río de la Plata hasta el km 1.238 del río Paraná.

-En 2021, el Gobierno creó el Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable. Lo hizo a través del decreto 556/2021. Se determinó que el sea un organismo descentralizado con autarquía administrativa, funcional y económico-financiera en el ámbito del Ministerio de Transporte, con personería jurídica propia y capacidad para actuar en el ámbito del derecho público y privado.

-En septiembre de 2021 el Estado nacional asumió el control y gestión de la Hidrovía. Todo quedó en manos de la Administración General de Puertos (AGP). Atrás quedaron 26 años de concesión privada.

El Ente de Control
-Está a cargo de un Consejo Directivo integrado por 15 miembros ad honorem, designados por el Poder Ejecutivo. Es decir, el presidente o la presidenta debe ser designado por el jefe de Estado; vicepresidente primero y dos vocales a propuesta del Ministerio de Transporte; vicepresidente segundo y un vocal, del Ministerio del Interior; el vicepresidente tercero y un vocal, de Desarrollo Productivo; y siete vocales, a propuesta de cada una de las provincias signatarias del Acuerdo Federal Hidrovía.

-Fiscaliza el cumplimiento de los reglamentos y los marcos contractuales y regulatorios mediante auditoría, control, inspección, regulación y seguimiento de las materias administrativas, ambientales primarias, económico-financieras, legales, determinación y modificación de traza, tarifarias y técnicas de los contratos de concesión de obra pública.

-También vela por los contratos que pudieran realizarse para el desarrollo de trabajos de modernización, ampliación, operación y mantenimiento del sistema de señalización y balizamiento, de dragado y redragado, control hidrológico o de actividades complementarias, entre el kilómetro 1238 del Río Paraná hasta la Zona de Aguas Profundas Naturales, en el Río de La Plata.

 

-Las tarifas y peajes que sean fijados en razón de concesiones otorgadas sobre la hidrovía deben ser percibidos por el Ente por cuenta y orden del concesionario o de los concesionarios y remitidas a éste o éstos, previa detracción de los montos que correspondan.

 

-Por orden del presidente Alberto Fernández, el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, fue nombrado como presidente del Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable en noviembre de 2021. Asumió la tutela del órgano que involucra las provincias de Santa Fe, Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa y Misiones. Esta designación trajo algunos cuestionamientos en función del escaso (o nulo) conocimiento que Sujarchuk tiene en torno a cuestiones de transporte y puertos. Entre los detractores, se anotaron sectores de la producción y el gobierno santafesino.

El nombre de Perotti
En un contexto en el que la Bolsa de Comercio de Rosario pretende ocupar un espacio en el Ente de Control –debido a que el sector agroexportador aspira a tener injerencia en la mesa chica–, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, asume un rol clave en la intermediación y tiene como figura aliada a la abogada Candelaria González del Pino, a cargo de la Secretaría de Gestión Federal de Santa Fe. Si bien esta funcionaria no cuenta con trayectoria en materia de logística y transporte, resulta una figura de confianza para el rafaelino, más en un ámbito clave para la promoción de la gestión tanto en el plano provincial como en el nacional.  

Bordet y Schiaretti también reclaman
En el marco de la defensa de los intereses de la Región Centro, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, se apoyó en la defensa del federalismo y en el fomento de las posibilidades para la exportación en tiempos en que las materias primas y los alimentos son necesarios en el resto del mundo, a instancias de la crisis que provocó la invasión rusa en Ucrania. La presencia de los puertos sobre el río Paraná es otra cuestión que Bordet instaló en el debate público, siendo a la vez nexo para la producción cordobesa. Justamente, Juan Schiaretti no dejó de bregar por la pronta licitación de la hidrovía. Y adujo que por allí sale al exterior el 90% de la producción agraria e industrial exportable. En el caso de la automotriz, llega al 100%.

La batalla judicial
Así las cosas, una de las principales disputas en juego se focaliza en el proceso licitatorio del dragado y balizamiento que se adjudicará por 15 años. Este asunto se judicializó a partir de una denuncia por tráfico de influencias. Todas las empresas oferentes recibieron órdenes judiciales. Son la Compañía Sudamericana de Dragados; la filial local de Jan de Nul; Dredging International; Dredging International Argentina; la china CCCC Shanghai Dredging; Servimagnus y Emepa (la firma que pertenece al empresario Gabriel Romero y que era la anterior concesionaria de la hidrovía en sociedad con su ahora rival, Jan de Nul). También se pidió información a la empresa Boskalis International, Sucursal Argentina.

Fuente: letrap.com.ar

Te puede interesar