Alberto atribuye a Cristina la derrota electoral y traba el acercamiento

62784a9132b25_940_529!

Alberto Fernández repite a quien quiera escucharlo que "las cartas" de Cristina le hicieron perder al Frente de Todos unos diez puntos y por eso su gobierno fue derrotado en la elección de medio término.

Ese argumento es el central que esgrime cuando dirigentes importantes del peronismo le piden que hable con Cristina y normalice las relaciones en la cúpula del Frente de Todos.

En la misma sintonía, el Presidente se niega a modificar el gabinete para no aparecer "cediendo" ante Cristina. Una actitud que para varios de los integrantes de su círculo más cercano, termina siendo una verdadera trampa política, autoconstruida, como reveló LPO.

La negativa a hacer cambios en el gabinete deja al Gobierno sin iniciativa ante la evidente crisis política que vive, a la ahora se suma la disparada de la inflación que amenaza con detonar el crecimiento económico.

Esta situación de parálisis y conflicto interno proyecta una sombra negra para el Frente de Todos en las elecciones del año que viene. Motivo más que suficiente para que se activara una cumbre entre importantes dirigentes de ambos sectores.

Días atrás el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, fue el articulador de una reunión entre los cristinistas Máximo Kirchner y el Cuervo Larroque con los albertistas Gabriel Katopodis y Juanchi Zabaleta, como reveló este domingo La Nación.

Katopodis y Zabaleta son además de ministros, los jefes territoriales de los municipios de San Martín y Hurlingham. Eso en buena medida los empuja a entenderse con Máximo que es el líder del peronismo bonaerense y una parada inevitable en la discusión de las candidaturas del 2023. Mismo motivo, que a la inversa, propicia las ganas del hijo de la vicepresidenta, de entenderse con estos dos ministros.

Como sea, la reunión exploró la posibilidad de construir un marco político que propicie el regreso del diálogo entre Cristina y Alberto. "Pero el problema es que Alberto está empacado y le dice a todo el mundo que no piensa llamar a Cristina", afirmó a LPO un dirigente al tanto de las conversaciones.

Esa situación si perdura, según el mismo dirigente, "sólo pronostica más piedras dede el kirchnerismo". Algo de eso se vio en el Chaco, donde Cristina evitó quemar la pradera, pero trató con desdén a Alberto.

Fuente: lapoliticaonline.com

Te puede interesar