Perotti se va a Kuwait para salir del hervidero de una provincia que se le prende fuego

1652478105426

 Después del encuentro y la foto del lunes con legisladores y legisladoras de la provincia por la crisis de seguridad, el gobernador Omar Perotti respiró aliviado, no porque haya habido una solución a la problemática, sino porque lo esperaba un almuerzo con el embajador de Emiratos Árabes, Saeed Abdulla Saif Joula Alqemzi. La península arábiga es sinónimo de petrodólares, negocios y billetera suelta, y desde hace años pone los ojos en Santa Fe. Perotti presta especial atención a eso y pule su estrecha relación con varios de aquellos países para que logren protagonismo como inversores y socios comerciales en su gestión. 

 

A espaldas del río Paraná, en La Fluvial, se extendió en el suelo una alfombra con figuras árabes, y se acomodó la mesa para la comitiva que contó con los titulares de Economía, Infraestructura y Producción, Walter Agosto, Silvina Frana y Daniel Costamagna, más la secretaria de cooperación internacional, Julieta de San Félix y el senador Marcelo Lewandowski que fue invitado a último momento, justamente en la reunión de seguridad. Bife de chorizo de plato principal, ‘algo seco y duro’, rezongó un comensal. 

 


Sin embargo, el embajador quedó encantado y el corte sirvió como pie para hablar sobre un aumento de la exportación de carne bovina hacia la península bajo el sistema de sacrificio animal musulmán halal, práctica para la cual los frigoríficos santafesinos están acondicionados. Se trata de cortes utilizados en platos de lujo. Por eso los santafesinos se ilusionaron cuando el embajador sostuvo que el Mundial de Fútbol Qatar 2022 puede traccionar ese comercio. 

Gran parte de este tipo de acercamientos para futuros negocios consiste en charlar de cosas triviales, contar anécdotas -traducción por medio-, distender el ambiente, y dejar una buena impresión para luego, en el futuro, ir al hueso. Aquella táctica en que se especializaba Roger Sterling en la serie Mad Men. Nada nuevo. La cortesía y distención coparon el almuerzo cuando se empezó a hablar de fútbol. ¿Qué puede tener que decir de fútbol alguien de Emiratos Árabes a un argentino? Por empezar, miembros de la familia real de los emiratos son los dueños del Manchester City y una docena de equipos más en varias partes del mundo, como el Montevideo City Torque, en Uruguay.

 


Entre comentarios sobre goles y jugadores, como el ídolo argentino del City Sergio Agüero, se coló una sugestiva pregunta en boca del árabe: ¿No hay lugar para las sociedades anónimas (SA) en el fútbol argentino? Nadie supo responder con certeza a la inquietud. Parece ser una pregunta más adecuada para el expresidente Mauricio Macri, quien, además de intentar impulsar ese esquema en el fútbol, tiene un vínculo estrecho con los capitales arábigos como puerta de ingreso de financiamiento en el país, según explicaron a este medio en el círculo rojo.

Perotti no se queda atrás y si bien la relación con Medio Oriente se remonta a la segunda gobernación de Carlos Reutemann y luego con el socialismo, el gobernador intenta exprimir al máximo esa sinergia que conserva desde hace años con un par de viajes incluidos y mediaciones con fondos. Todo este estratégico interés lo aprendió en 2002 en Washington, donde realizó una consultoría en el Banco Interamericano de Desarrollo (Fondo Multilateral de Inversiones) y en la Corporación Interamericana de Inversiones. 

En marzo de este año se reunió con los embajadores de Kuwait, Abdullah Ali Alyahya, y de Qatar, Battal Meajeb Al Dosari. “El encuentro es para avanzar en las instancias de financiamiento del acceso a servicios básicos, como el Acueducto Biprovincial con Córdoba, y fortalecer actividades e intercambios en materia comercial y de cooperación”, sostuvo el gobernador. No pifió en una coma. 

 

Todo eso se vio también en el almuerzo mencionado. Según fuentes del gobierno, se habló de inversiones como en logística portuaria; de ahí la presencia del presidente del Ente Administrador del Puerto Rosario (Enapro) Guillermo Miguel y del director de asuntos jurídicos del ente, Marcelo Terenzio. Ya hay historia de capitales internacionales desembolsando en el puerto local. ¿Hay también en carpeta un viejo proyecto de inversión para una gran obra que mezcla puerto y cultura? Los árabes podrían darle nafta a ese sueño provincial.

A su vez, la idea de Perotti es que las empresas santafesinas abrochen negocios en aquellas latitudes, como los proveedores de la industria del fracking de hidrocarburos, que actualmente hacen pie en Vaca Muerta. Podrían hacer lo propio con el oro negro peninsular. Obviamente no es sólo recibir: en la sobremesa se coló un pedido para que se agilice a nivel nacional un convenio bilateral de Emiratos Árabes, en el que también participa Japón y Turquía.

 

Perotti no suelta el mundo árabe. Es un rol de intermediario en el que se siente cómodo, que se asemeja más a senador o embajador, que a gobernador. De hecho, tiene previsto en los próximos días volar a la península para rubricar el convenio con el Fondo Kuwaití que dará un préstamo de 50 millones de dólares para financiar la primera etapa de la obra del acueducto Santa Fe – Córdoba. Por eso viaja casi dos semanas con su par cordobés Juan Schiaretti, y, de paso, fortalece el peronismo núcleo. 

 

Este tipo de viajes son win-win para el gobernador porque puede armar negocios y salir por 13 días de la caliente agenda santafesina. Por eso está en los detalles como el envío de condolencias “al pueblo de los Emiratos Árabes Unidos y a las autoridades de ese hermano país, por el fallecimiento de su Alteza Sheikh Khalifa Bin Zayed al Nahyan, Presidente y Emir de Abu Dhabi”.

Fuente: Letra P

Te puede interesar