Llaryora lanzó operativo clamor para "Schiaretti presidente"

ARCHI_883616

El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, candidato a suceder a Juan Schiaretti desde diciembre del año próximo, postuló vez al gobernador cordobés para una candidatura presidencial. Es la primera vez que un dirigente del primer nivel del espacio de Schiaretti lo postula abiertamente para una pelea con la que viene coqueteando, pero sin pronunciarse.

"Quiero comprometerme con él (por Schiaretti) y decirle que Argentina necesita un presidente cordobes que llegue acuerdos y nos genere una expectativa", dijo Llaryora en la inauguración del parque Heroínas de Ayohuma, en barrio Patricios, donde estuvo acompañado de sus principales funcionarios.

"No pidió permiso al Panal. Olfateó y jugó a fondo; quizá se adelantó", dijo uno de los funcionarios que participó del acto que encabezó Llaryora, donde estaban algunos de los anotados a sucederlo en la capital cordobesa: el viceintendente Daniel Passerini; el secretario de Gobierno, Miguel Siciliano; y el titular de Transporte, Marcelo Rodio. "Imposible que se le haya escapado", es la lectura de un funcionario provincial que trabaja para que Alejandra Vigo sea candidata a intendenta.

 

El clamor de Llaryora parece el corolario de una semana en la que el gobernador afinó su agenda nacional: mantuvo reuniones con empresarios industriales; recibió al titular de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja; participó de la reunión plenaria del Comité de Integración Atacalar -que integran regiones de Argentina y Chile-, donde se reunió con gobernadores de Catamarca, Entre Ríos, La Rioja, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

El clamor de Llaryora parece el corolario de una semana en la que el gobernador afinó su agenda nacional y en la previa de una gira a Emiratos Arabes, que financian la mega obra del acueducto Santa Fe-Córdoba.

En ese marco de proyección nacional, Schiaretti partirá el jueves a una gira por Emiratos Árabes, que financian la megaobra del acueducto Santa Fe-Córdoba, para proveer a Córdoba agua del río Paraná.

 

Dueño de los votos del cordobesismo, la presencia de Schiaretti (o su ausencia) será determinante en cualquiera de los escenarios electorales posibles.

Llaryora apuesta a que el gobernador juegue fuerte, como locomotora del tren de Hacemos por Córdoba. El globo de ensayo de que Schiaretti podría rebajarse a ser el candidato a intendente si el triunfo del peronismo en la Ciudad está en dudas, fue desmentido de manera contundente desde El Panal.

Así, surgió la hipótesis de que un Schiaretti presidencial derramará votos hacia los comicios provinciales y municipales, en una jugada de "tres elecciones pegadas", posiblemente en agosto, junto a las Paso. Por ahora, pura especulación ante la dificultad de que la boleta única pase en el Senado. En el peronismo repiten, como un mantra, que las elecciones serán en la fecha que más les convenga para mantener ambas administraciones (Provincia y Ciudad, en ese orden de prioridades).

Lo cierto es que cuando recibió a los legisladores nacionales del bloque Federal, Schiaretti les dijo que su expectativa era "construir un espacio distinto", una avenida del medio con el radicalismo y sectores del PRO que rechacen ir con Milei. Los legisladores nacionales lo vieron "decidido".

Cuando recibió a los legisladores nacionales del bloque Federal, Schiaretti les dijo que su expectativa era "construir un espacio distinto", con el radicalismo y sectores del PRO que rechacen ir con Milei. Los legisladores nacionales lo vieron "decidido".

Los datos de cómo le fue al último precandidato a presidente cordobés alimentan las especulaciones: en 2015, José Manuel de la Sota sacó en su provincia el 75 por ciento de los votos, doblegando a Cambiemos, que logró 35 por ciento, y aplastando a Daniel Scioli (15 puntos). Luego, ese cúmulo de votos le daría a Mauricio Macri la presidencia.

Fuente: LPO. Nota de Juan Manuel González

Te puede interesar