El gobernador interino de Santa Fe, soldado de un (ex)enemigo cada vez más íntimo

POLÍTICA - SANTA FE Por Agustin Vissio
1652729994080

El gobernador santafesino, Omar Perotti, inició una gira oficial por Medio Oriente y Europa. Desde que su avión despegó, el timón de la provincia quedó en las manos del presidente provisional del Senado, Rubén Pirola. Con la vicegobernadora Alejandra Rodenas de licencia médica, el legislador peronista será el gobernador interino hasta el 29 de mayo.

Distintas voces legislativas lo describen, ante la consulta de Letra P, como “alguien con cintura política” y “hábil” para tratar de llegar a acuerdos que incluyan a todas las partes. Pirola representa al departamento Las Colonias y ocupa esa banca desde 2007. Es integrante del Nuevo Espacio Santafesino (NES), el sector liderado por el senador Armando Traferri, cacique que mantuvo un duro enfrentamiento interno con Perotti en el primer tiempo de la gestión frentetodista. En los últimos meses, la riña fue bajando de temperatura. El interinato aparece, en esta coyuntura, como una prueba piloto para la consolidación de la paz.

El trampolín que colocó a Pirola en esta inédita situación de ser quien quede a cargo del Ejecutivo es la presidencia provisional del Senado, lugar que ocupa por elección de sus pares desde 2013. Destacan en los pasillos que es uno de los responsables de evitar que los chispazos políticos se transformen en incendios, ya que conserva una buena relación con todos los bloques de un Senado fragmentado que fue escenario de fuertes disputas, sobre todo del internismo del PJ entre el perottismo y el NES.

Fuentes parlamentarias describen al senador, un contador egresado de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), como uno de los “más formados” y con una “doble cualidad: técnica y con experiencia en la gestión”. El hecho de haberse desempeñado como funcionario provincial desde 1996 -trabajó para los gobiernos de Jorge Obeid y Carlos Reutemann, alternando con trabajos en el campo legislativo- y de haber presidido la comuna de Sarmiento entre 2003 y 2006, le permite tener la óptica “que se fija en la gestión”.

Pirola va por su quinto mandato representando a Las Colonias, una zona núcleo del agro en Santa Fe y con una pujanza económica que hace la diferencia con otros departamentos de la Bota. Si bien proviene de una comuna pequeña, supo construir poder, tejer alianzas y afirmarse en las urnas. 

Militante peronista desde hace décadas, ocupa la vicepresidencia primera del PJ santafesino. Se lo podría encuadrar dentro de un peronismo no K, aunque en su entorno afirman que “ha sido coherente con la modernización del justicialismo y no huye de cuestiones que son banderas kirchneristas”. En ese sentido, no se opuso a la unión electoral concretada en 2021 con Agustín Rossi.

Alguien que lo conoce en profundidad afirma que el perfil de Pirola dista de ser el de un representante de un Senado “anquilosado y retrógrado como muchas veces lo tildaron”. Como argumento, marcan que fue coautor del proyecto de paridad en Santa Fe, que fue trabajado con Rodenas, una de sus principales socias políticas.

 Según comentan quienes participaron del armado de listas de las últimas elecciones, Pirola optaba por evitar las internas en las que el sector terminó siendo derrotado por la lista perottista. A pesar de que el fuego amigo con el sector del mandatario provincial mermó en los últimos meses y hoy ya se puede visibilizar otra actitud, los bloques en la Cámara alta siguen divididos y la unidad parece un escenario muy lejano. “A pesar de todo, hubo un intento de acercar las partes; siempre tuvimos un gesto propositivo”, indican desde el Nuevo Espacio Santafesino.

Fuente: letrap.com.ar

 

 

Te puede interesar