El albertismo se considera ganador en la pelea por el aumento de tarifas

POLÍTICA Por Luciana Glezer
62856c3c6a24f_940_529!

El aumento de tarifas en las facturas de luz y gas que abonan los usuarios fue lo que desató la primer interna del gobierno a cielo abierto.

Fue hace un poco más de un año cuando Martín Guzmán echó por los medios a Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica, por su resistencia a elaborar un esquema de aumento de tarifas.

Pero la renuncia no resultó como se preveía y ese mismo día, la ofensiva del kirchnerismo obligó al ministro de Economía a dar marcha. Basualdo quedó en su puesto y Guzmán perdió poder.

"Basualdo siempre tuvo el número puesto. Si no lo corrimos antes fue por la inexperiencia de Guzmán que en su momento lo echó por los medios de comunicación. En cambio ahora es distinto, el Ministro se puso pilló, entendió como hacer política", afirmó a LPO una fuente que responde al Presidente, círculo en el que viven como una victoria que se haya podido avanzar con las audiencias que habilitan los aumentos.

A las claras la correlación de fuerzas se modificó de manera sustantiva. Martín Guzmán concretó su gesto de autoridad y consagró al Albertismo como ganador de esta batalla política.

"Es verdad que impusieron su esquema de aumentos contra nuestra resistencia. Pero festejan como si fuera un gol, cuando por ahora lo que consiguieron sólo es patear hacia el arco. A la larga esta suba de los servicios es la condena a la derrota electoral en el 2023, pero no la ven", dijeron a LPO desde el kirchnerismo

Lo que ocurrió es que ante las audiencias públicas realizadas la semana pasada, el ministro de Economía decidió desestimar el informe técnico elaborado Basualdo.

Guzmán optó por correrlo de la discusión, mediante un dictamen jurídico que elaboró el equipo de abogados del Palacio de Hacienda. Como expresión de su malestar con el avance inconsulto de Guzmán con los aumentos, Basualdo y su jefe directo, el secretario de Energía, Darío Martínez, dicidieron no asistir a las audiencias.

En el albertismo no se detienen en miradas de largo plazo y prefieren festejar lo que consideran es un ejercicio de autoridad presente del Presidente, en un tema clave.

Según la mirada del kirchnerismo, Guzmán debió plantear un sendero más "serio" al Fondo. Explicar que este año por la volatilidad de los precios excepcionalmente altos de los hidrocarburos no se iba a poder reducir el déficit, pero en el 2023 a partir de la supuesta entrada en funcionamiento del gasoducto Néstor Kirchner que permitiría ampliar el uso del gas de Vaca Muerta, se podría iniciar una baja del gasto.

Guzmán estableció en su proyecto de Presupuesto una meta de gasto en subsidios a la energía del 1,7% del PBI. Una baja drástica respecto al 2,9% que marcó el 2021. Pero para este año las proyecciones más voluntaristas hablan de un gasto del 2,4%, pero podría ser más alto por la disparada de precios del gas y el petróleo por la crisis en Ucrania. 

En el kirchnerismo estiman que los aumentos de luz rondarán el 150% en promedio y las boletas alcanzarán una dimensión que se comerá los últimos beneficios sociales que dio el Gobierno. Aunque todavía hay enormes lagunas sobre como se instrumentarán, empezando por la famosa segmentación.

"Compartimos la lectura que hace el albertismo en consagrarse ganador de la disputa política por el aumento tarifario", afirmó a LPO una fuente del kirchnerismo con un dejo de ironía. "Los que aumentan son ellos, y nosotros avisamos que va a ser una masacre muy mal implementada", concluyó.

Fuente: lapoliticaonline.com

Te puede interesar