¿Schiaretti quiere ser candidato a presidente o piensa que "no le da el cuero"?

4G5R5ON6HJCUBNNUV6X4F34CRI

Algunos allegados al gobernador está desorientados y por lo bajo dicen: "Lo que le pasa al Gringo es que no se anima, piensa que no va a llegar y prefiere hacer la plancha cuatro años para en 2027 terminar nuevamente como gobernador de Córdoba y retirarse con toda la gloria". Algo de ello puede pasar, por que las actitudes del gobernador difieren de lo que quienes impulsan su candidatura a presidente hacen y dicen. Otros son más directos y sin tapujos manifiestan: "El Gringo nunca va a ser candidato a presidente, lo que hace es coquetear con la posibilidad para ser la locomotora de los otros candidatos, los de la provincia y la ciudad de Córdoba. Si no hay un horizonte Juez y De Loredo los "matan" en cualquier escenario. Llaryora solo puede ser gobernador con un Schiaretti jugando en la nación, de lo contrario no le dan los números, pero El Gringo no se va a inmolar por nadie, y menos a esta altura de su vida. Puede jugar un amistoso, pero si no ve que va a ganar, es imposible que juegue por los puntos", resumió en términos futboleros otro allegado al gobernador.

Por ahora la posibilidad está y todo depende de Schiaretti, algunos dicen que no le da el cuero y otros que él piensa que no le da el cuero, aunque muchos creen que es la única salida que tiene el peronismo para zafar de un kirchnerismo que lo lleva inexorablemente a una derrota seguro en 2023.

¿SCHIARETTI QUIERE O NO?

En un escenario político convulsionado por la interna en el gobernante Frente de Todos y las discusiones en la opositora alianza Juntos por el Cambio, más la fulgurante aparición del libertario Javier Milei, el gobernador Juan Schiaretti intenta una proyección nacional que por ahora sólo se percibe en el Congreso Nacional.

Precisamente, en el Parlamento el mandatario cordobés consiguió sus primeros objetivos políticos, con el protagonismo que ganaron sus legisladores nacionales con algunos proyectos que surgieron desde Córdoba: modificar el sistema de reparto de los subsidios nacionales al transporte y la boleta única electoral.

Sin embargo, el armado político para una eventual proyección nacional de Schiaretti por el momento es incipiente.

Un contexto adverso, con una polarización política que no permite asomar a nuevas propuestas, parece no desalentar a los peronistas que comenzaron a mencionar a Schiaretti como posible candidato presidencial para el año que viene.

Los diputados nacionales Florencio Randazzo, Alejandro “Topo” Rodríguez y Graciela Camaño, más el exgobernador de Salta Juan Manuel Urtubey son los dirigentes que vienen hablando con el gobernador para conformar una propuesta que se diferencie del Frente de Todos, de Juntos por el Cambio y del “mesianismo” que para ellos representa Milei.

“Sabemos que estamos frente a un escenario polarizado y con la irrupción fuerte de un outsider (por Milei) que atrae con su discurso antipolítica. Venimos hablando con Schiaretti para crear un espacio que muestre una salida para la crisis, desde su experiencia como gobernador exitoso de una provincia grande y su visión de país federal”, explicó Alejandro Rodríguez, un lavagnista que preside el interbloque Federal en la Cámara Baja y que no oculta sus elogios hacia el mandatario cordobés.

En el mismo sentido se pronunció Randazzo, un exfuncionario cristinista que hoy es muy crítico del Frente de Todos.

“Los que creemos que se pueden cambiar las cosas en serio desde la política no miramos si somos muchos o pocos. Estamos convencidos de que hay que dialogar para generar una alternativa a lo que está haciendo este gobierno y a lo que hizo el anterior. La gente está con mucha bronca y tiene razón, porque los problemas no se resuelven. Schiaretti es un dirigente muy serio, con propuestas claras, que puede encabezar este proyecto. Al país le hace falta muchos Schiaretti”, dijo contundente el exministro de Transporte de la Nación

ESPADA SCHIARETTISTA
Uno de los principales armadores del gobernador en Buenos Aires, sobre todo en el Congreso, es el diputado nacional Carlos Gutiérrez, un schiarettista de la primera hora.

El dirigente riocuartense también fue contundente ante la consulta  sobre una eventual candidatura presidencial de su amigo Schiaretti.

“Con una inflación que parece inmanejable, una pobreza que supera el 40%, el que habla de candidaturas está loco. En este año no hay elecciones y todos deberíamos estar concentrados en resolver los problemas. No voy a esquivar la pregunta. Nosotros trabajamos para mostrar propuestas y proyectos. Si después esto se traduce en un espacio político alternativo, se verá. Nadie nos apura y no nos sacarán de nuestro objetivo, que es mostrar propuestas concretas, como son la boleta única, un nuevo modo de repartir los subsidios al transporte y la energía y la rebaja gradual de las retenciones”, argumenta Gutiérrez, levantando el tono cuando se lo consulta sobre el año electoral que se avecina.

El exgobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, es otro de los dirigentes que trabajan en la proyección nacional del gobernador cordobés. Pero, la semana pasada, se mostró en un acto en Mendoza junto al ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, que enfureció a los “federales” y también a schiarettistas.

El salteño defendió su postura. “Me invitaron a un acto peronista y en mi discurso marqué mis diferencias con el cristinismo. Estoy convencido de que la mayoría del PJ se alejará del Frente de Todos”, dijo Urtubey.

La foto al lado del cristinista De Pedro molestó a quienes vienen trabajando con Schiaretti.

“Hay que ser coherente. No se puede decir una cosa y después hacer otra. Por eso la gente está enojada con los políticos. No juzgo a los demás, pero a mí no me cuenten si hay que acercarse al Frente de Todos”, cuestionó Randazzo.

Los “federales” que están cerca de Schiaretti admiten que en este escenario nacional es difícil construir una alternativa, aunque tanto Randazzo como Rodríguez y Urtubey están convencidos de que el Frente de Todos y Juntos por el Cambio no llegarán al año próximo con la conformación actual.

“Hay que trabajar para construir una alternativa y no quedarnos a esperar que estallen los principales frentes electorales. Es cierto que hoy somos un proyecto político incipiente, pero hay que arrancar”, se entusiasma “el Topo” Rodríguez, quien dice que sigue cerca de Roberto Lavagna, pero ahora remarca que Schiaretti es quien debe encabezar una nueva alternativa, que vaya “más allá del peronismo”.

Randazzo sabe lo que es hacer política desde el llano, desde que rechazó ser candidato a gobernador en Buenos Aires, porque quería ir por la Presidencia de la Nación por el peronismo.

“Desde el año 2017 que vengo trabajando casi solo en la provincia de Buenos Aires. En la última elección, nuestro espacio sacó 450 mil votos. Ahora me siento acompañado por un grupo de compañeros que estamos convencidos de que se puede cambiar esto, con un hombre con ideas y propuestas claras como lo es Schiaretti. El tiempo dirá”, concluyó Randazzo, quien pocos días atrás rechazó volver al Ministerio de Transporte de la Nación.

Con información de La Voz del Interior sobre una nota del periodista Julián Cañas

Te puede interesar