Cavallo dice que tiene la solución para la economía de Argentina y presentó un proyecto

POLÍTICA Por Diego BUTELER
5ff76d2be278e

El nivel de las reservas el Banco Central no logra crecer a un ritmo sostenido, genera incertidumbre macroeconómica y un peligro de una disparada del dólar y también de incumplir con el FMI.

El de ayer fue un día crítico en ese sentido, con un saldo negativo con el mercado de u$s 190 millones lo que llevó el mes a un balance de apenas u$s 784 millones, contra más de u$s 2000 millones que sumó en mayo del año pasado.

Se trata del mes del año de mayor oferta de divisa de los exportadores que el Central no pudo capitalizar. 

En ese contexto, según el ex ministro de Economía de Carlos Menem y Fernando de la Rúa, Domingo Cavallo, hay cuatro alternativas para administrar el mercado, pero sólo una con chances de éxito.

Sin embargo, en una nota en su blog personal, Cavallo sostuvo que la mejor alternativa es una que tiene puntos de contactos con lo que planteó el actual ministro de Economía, Martín Guzmán, sin eco en el Gobierno: un desdoblamiento del mercado cambiario.

Cavallo sostuvo que, de adoptarse su propuesta a partir del 1° de julio podrían acumularse reservas por u$s 15.000 millones y cumplirse los objetivos con el FMI.

CAVALLO-GUZMÁN
La propuesta guarda similitud con la que esbozó el fin de semana pasado el ministro de Economía, cuando reveló que entre las alternativas que se discutieron en el Gobierno para resguardar dólares de las reservas, él propuso un desdoblamiento del mercado

"Cuando se discutió privadamente hubo diferentes propuestas y hubo una que decía: tengamos un mercado formal para atender las deudas en moneda extranjera para que no afecte el nivel de reservas, en un contexto en el que había mucha demanda de divisas. Y nadie dijo vamos por ahí", dijo Guzmán en declaraciones al programa Toma y Daca, al ser consultado por la salidas de divisas para el pago de deudas de las empresas.

"Se fue por otro lado, por una regla que se va a mantener; el peor momento en cuanto a demanda de divisas fue 2020 y 2021 -señaló Guzmán-. La regla decía que el BCRA te daba solo el 40%, y el 60% tenés que refinanciarlo fuera del MULC", precisó. 

"Hubo mucha salida de dólares para pagar esas deudas, pero esta decisión que adoptó todo el Frente de Todos, y no hay vuelta", se lamentó. "Sabíamos que si íbamos por ahí, el 40% de los dólares lo iban a tomar las empresas y eran menos dólares para el BCRA", reconoció Guzmán.

ALTERNATIVAS
Pero ahora, Cavallo, en su análisis, tras reseñar que en el programa negociado con el FMI se acordó una meta de acumulación de reservas de u$s 15.000 millones, dijo que hay tres alternativas para administrar el mercado de cambios.


1) El control de cambios: "La sola continuidad del control de cambios como ha venido manejándose hasta ahora no permitirán alcanzar esa meta, sobre todo porque difícilmente en 2022, 2023 y 2024 se logren superávits comerciales tan altos como el de 2021, que ascendió a u$s 15.000 millones", descartó Cavallo.

 

2) Salto devaluatorio oficial para aumentar el saldo de la balanza comercial: Quienes propugnan esta salida -dijo- señalan que entre 2017 y 2019, cuando el tipo de cambio pasó de un promedio anual de $ 17 por dólar en 2017 a $ 50 en 2019, el saldo pasó de u$s 4000 millones a u$s 23.000 millones en 2019.

Pero acotó que mientras las exportaciones se mantuvieron constantes entre 2017 y 2019 (u$s 55.000 millones en promedio), las importaciones cayeron violentamente, por la fuerte recesión de 2018 y 2019, cuando el PBI cayó 2,6% en 2018 y 2,1% en 2019.

"Es probable que ni el actual gobierno en el año y medio que le queda de gestión, ni el nuevo gobierno que asuma el 10 de diciembre de 2023, estarán dispuestos a decidir un saldo devaluatorio que provoque una fuerte recesión", opinó Cavallo.


3) Eliminación de los controles: Recordó Cavallo que, con el levantamiento de los controles que realizó Mauricio Macri en 2015 al llegar al Gobierno, aumentaron las reservas "más que por ingreso de divisas comerciales relacionadas con la devaluación, por una masiva entrada de capitales financieros de corto plazo a través de operaciones de carry trade, alentadas por el Banco Central mediante la emisión de Lebac con altas tasas de interés positivas".

 "Esa forma de alentar la acumulación de reservas probó no ser sostenible, tan pronto como quienes habían ingresado esos capitales comenzaron a temer que se produjera otra fuerte devaluación", condenó.


LA SALIDA INESCUCHABLE
4)  Un sistema cambiario dual con un segmento completamente libre y legal. Finalmente, el economista sostuvo que hay una salida que permite recomponer las reservas, pero admite que no será contemplada por el Gobierno.

Según las palabras de Cavallo, se trata de "un sistema cambiario dual, bien organizado y con el dólar admitido como moneda de curso legal, podría permitir la acumulación de reservas internacionales". 

 

"No creo que el gobierno de (Alberto) Fernández acepte la idea, pero mi sugerencia será igualmente relevante para el diseño de la política económica de un nuevo gobierno que esté decidido a luchar frontalmente contra la inflación", advirtió Cavallo

¿A qué se refería?

"Si el sistema cambiario dual, con un mercado financiero y turístico libre y legal para todas las transacciones que no se lleven a cabo en el mercado comercial, comenzara a aplicarse desde, digamos, el 1° de julio de 2022, se podría lograr acumular los u$s 15.000 millones de reservas fijadas como meta en el programa negociado con el FMI", aseguró el ex ministro.

"La autorización de un mercado libre y totalmente legal para transacciones con divisas que no estén obligadas a venderse o no puedan comprarse en el mercado oficial, permitiría reemplazar al mercado informal y al CCL", señaló.

MERCADO LIBRE CONTRA EL CCL
Según la propuesta del ex ministro, "la principal ventaja de autorizar el funcionamiento legal de un mercado libre para todas las transacciones que no pueden llevarse a cabo en el mercado oficial (que a partir de entonces debería denominarse ¨mercado comercial¨), es que el BCRA podría disponer que todas las transacciones relacionadas con formación de activos externos, con viajes y turismo y con cancelación de préstamos recibidos desde el exterior por el sector privado y otras operaciones financieras de la misma naturaleza, deberán derivarse al mercado libre (el que bien podría denominarse ¨mercado financiero y turístico¨)".

Retrospectivamente, Domingo Cavallo asegura que, de haberse instrumentado ese desdoblamiento del mercado, "el BCRA podría haber evitado vender u$s 7100 millones en 2020, u$s 5100 millones en 2021 y u$s 2900 millones en el primer trimestre de 2022".

"Es decir -resumió, u$s 15.000 millones de acumulación adicional de reservas en dos años y un trimestre. Una cifra como la fijada como meta por el acuerdo con el FMI para el trienio 2022 a 2024", recordó el economista mediterráneo.

Las reservas, en ese caso, "hubieran ascendido a fines de marzo de 2022 a u$s 58.200 millones en lugar de los u$s 43.100 millones que se registraron para esa fecha", indicó.

DATOS Y HUIDAS
En su blog, el ex súper ministro de Economía planteó la situación desde la instrumentación del súpercepo cambiario en septiembre de 2019. A su criterio, su propuesta tiende a corregir desequilibrios de esas medidas.

-Los exportadores y prestadores de servicios en el extranjero, así como quienes quieren registrar inversiones externas en el país o ingresar préstamos del exterior, deben vender necesariamente sus divisas al BCRA al tipo de cambio fijado por esta institución.

-El BCRA vende divisas a los importadores de bienes y servicios (incluidos gastos de viajes y turismo), a quienes deben devolver financiamiento externo y, en forma muy restrictiva, a quienes quieran ahorrar en dólares billetes o en el exterior.

-No se venden divisas para la remisión de dividendos ni para la repatriación de capitales.

-Como siempre ocurre con los controles de cambio, enseguida se organizó un mercado informal de dólares (denominado "blue" para no llamarlo "black") y un mecanismo legal de canje de bonos en dólares en circulación (denominado contado con liquidación, CCL) para la entrada y salida de capitales que no provocan movimiento de divisas del Banco Central.

-No se pueden acumular reservas porque condena a que muchas transacciones se hagan en el mercado informal (blue) o tengan que soportar costos transaccionales elevados.

-Los rubros de mayor salida de dólares fueron la formación de activos externos (FAE), que significó en 2019 unos u$s 23.500 millones, seguido por viajes y servicios turísticos, que en 2017 significó una salida de u$s 10.700 millones y la emisión neta de pasivos del sector privado y otros movimientos de la cuenta financiera que, paradójicamente, implicaron salidas más elevadas luego de la implantación de los controles de cambio.


-La FAE, es decir, las compras de dólares billetes o transferencias al exterior por parte de las personas que deciden ahorrar en dólares, se redujo significativamente con las limitaciones cuantitativas y un impuesto que encareció el precio de adquisición de los dólares.

-Las empresas que antes sacaban dólares por la vía del mercado único, sobrefacturaron importaciones: aumentaron en 2020 a pesar de la fuerte recesión de la pandemia. Las importaciones que en 2019 habían sido u$s 34.200 millones, ascendieron a u$s 42.900 millones en 2020.

-El saldo de la cuenta viajes y servicios turísticos disminuyó significativamente durante 2020, pero comenzó a subir en 2021 y, por lo que se observa en el primer trimestre de 2022, la tendencia es a seguir subiendo.

-La cuenta emisión de pasivos netos del sector privado (ingresos por préstamos obtenidos en el exterior con signo positivo y cancelaciones de esos préstamos con signo negativo) junto a otras cuentas financieras de la misma naturaleza, pasó de signo positivo de 2015 a 2018, a un signo negativo y magnitud significativa (más de u$s 3000 millones anuales) en 2020, 2021 y 1°trimestre de 2022.

DÓLARES PARA LAS EMPRESAS
"El Banco Central estuvo dispuesto a vender divisas desde el mercado oficial a los endeudados del sector privado por un 40% de los vencimientos, éstos prefirieron utilizar esa prerrogativa en lugar de seguir consiguiendo financiamiento, como lo hacían en los años anteriores", señaló el ex ministro de Economía.

"En caso de conseguir nuevo financiamiento externo, hubieran estado obligados a ingresar los dólares al mercado oficial, mientras que, alternativamente, podían usar ese financiamiento para comprar bonos en el exterior e ingresar los dólares por el CCL", apuntó.

Fuente: El Cronista

Te puede interesar