Vicentin, en la dulce espera del trago amargo

POLÍTICA - SANTA FE Por Facundo Borrego
1654193911191

Al reloj de arena de Vicentin le queda menos de un mes para quedarse vacío. Para el último día de junio deberá tener en el bolsillo las conformidades de su propuesta de pago y, de esa forma, poder cerrar la novela concursal después de dos años del default por 1.400 millones de dólares que movió el piso de la pampa húmeda. Por estas horas los actores son optimistas en lograr un acuerdo antes del límite, pero para eso la cerealera deberá lograr la aceptación determinante de la banca extranjera.

Según explicó a Letra P una fuente cercana al comité de bancos que en conjunto representan al principal acreedor, las negociaciones están avanzando, pero hay cuestiones que aún deben resolverse. Faltan definiciones en la documentación y destrabar algunas condiciones finales, sobre todo garantías de que el plan sea sostenible. Por ahora filtran que el ánimo es positivo, sobre todo en comparación a unas semanas atrás cuando todo estaba muy estancado. 

Ese período coincidió con la salida de Molinos Agro. De hecho, en un principio, el ingreso de Bunge como socia estratégica junto a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y Viterra Argentina S.A., de la multinacional Glencore, no demostró proactividad hasta hace algunas semanas atrás cuando, según sostienen las partes de la negociación, tuvo un cambio de actitud y le dio un impulso.

 Entre el International Finance Corporation -subsidiaria del Banco Mundial-; el Netherlandse Financierings (FMO); ING Bank filial Tokio; Rabo bank; y el Natixis New York reclaman judicialmente 520 millones de dólares. Esa cifra es la pieza que le falta al rompecabezas de Vicentin para lograr la aprobación del capital adeudado que debe superar el 66,66%, hoy cercano al 20/5% . Los dos tercios los lograría holgadamente en caso de que las casas matrices de las entidades den el ok. Dejan trascender que ya está decidido y que solo restan cuestiones burocráticas.Entre el International Finance Corporation -subsidiaria del Banco Mundial-; el Netherlandse Financierings (FMO); ING Bank filial Tokio; Rabo bank; y el Natixis New York reclaman judicialmente 520 millones de dólares. Esa cifra es la pieza que le falta al rompecabezas de Vicentin para lograr la aprobación del capital adeudado que debe superar el 66,66%, hoy cercano al 20/5% . Los dos tercios los lograría holgadamente en caso de que las casas matrices de las entidades den el ok. Dejan trascender que ya está decidido y que solo restan cuestiones burocráticas.

Por otra parte, la cerealera manifiesta que ya poseen la cantidad de acreedores necesarios para la aprobación de la propuesta, al margen de la conformidad por el total del capital. La segunda oferta de pago, informada en febrero, fue una jugada: depender todo de los bancos extranjeros y no de otros huesos duros de roer damnificados con un pasivo grande. “Hoy están en las manos de los bancos”, se sinceró alguien con conocimiento en la causa. Sin embargo, también tiene su encerrona si la negociación se atasca. Por eso parece que es una etapa de letra fina y de negociar fríamente. Todos saben que el juez no prorrogará otra vez el período de exclusividad.  

 La dulce espera es para Vicentin, que por fin le daría un cierre a la situación concursal, no para los acreedores que ya perdieron e intentan rescatar la mayor cantidad de acreencias. Para ellos es amargo este trago. Según siguen sosteniendo, incluso los que aceptaron la oferta, la extensión en el tiempo es un problema por la licuación de la deuda, a lo que le agrega otro condimento: el precio de los granos en dólares subió a niveles récord desde la fecha del concurso hasta hoy. 

Fuente: letrap.com.ar

Te puede interesar