Perotti se refugia en el campo y hasta sueña con "algo" a nivel nacional

omar-perotti

En épocas tormentosas, la dirigencia política se aferra a aquello que resiste el vendaval de la crisis y le permita mantenerse en carrera. Un lugar seguro al amparo del revoleo en el que la política queda sometida por no poder dar soluciones de fondo. Así está sucediendo con el campo y la agroindustria santafesina, un sector de espaldas anchas que no sólo apuntala a fuerza de divisas la economía del país sino que se posiciona como modelo salvador y de una Argentina futura. Al menos así lo plantean, sobre todo esta semana, los políticos santafesinos. Bendito tú eres, campo. 

La muestra de Agroactiva en el corazón de la maquinaria agrícola fue el escenario perfecto para la alabanza de la política. Así como nadie se quiso perder Expoagro en su momento, mucho menos una muestra santafesina que sirve para la marquesina electoral. Por ejemplo, el macrista Miguel Del Sel y el diputado provincial Maximiliano Pullaro, posible candidato por el radicalismo, se mostraron juntos en lo que parece echarle brasas al buscado frente de frentes. Hasta el intendente de Rosario, Pablo Javkin, hizo 100 kilómetros para estar en el escenario.

El ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, fue, una vez más, el encargado oficial de borrar del mapa la tensión con el gobierno nacional, bandera blanca que por momentos agita él solo. “La gallina de los huevos argentina es el productor agropecuario”, soltó. Luego reafirmó que el Gobierno no tocará las retenciones en este momento de precios de alimentos por el cielo. “El productor no es formador de precio. Eso está fuera de discusión”, dijo y puede interpretarse como ratificación a aquella  desautorización al presidente Alberto Fernández en el tema de aumentar los derechos de exportación. ¿Bendita tú eres, retención?.

El peronismo santafesino está intentando dejar atrás la grieta nacida durante la 125. Se acerca despacio como quien quiere acariciar a un perro desconocido y no sabe cómo reaccionará. Los dirigentes interpretan que ir contra el campo es pegarse un tiro en los pies, ya no hay que ponerlos en la otra vereda sino sumarlos y otorgarle herramientas para que produzcan. Lo ideológico está perdido, dicen, pero creen que en las elecciones pueden pesar otras cosas. El fundamento, que le llevó varios años entender, es que no todo el campo es la Sociedad Rural. 

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, lo sabe bien desde hace tiempo y lo pone en práctica. “Aquí estamos frente a una clara expresión de la realidad y el futuro de la Argentina”, abrió su discurso. “Este escenario queremos para  Argentina, el que nos gustaría, con lo que pasa en todos estos días, sea la tapa de los diarios, los zócalos de la tv, los comentarios de los programas con más rating. Lo que acá se vive es entusiasmo”. Perotti encuentra refugio en lo productivo y hasta lo empuña como muestra de alguna intención nacional. 

 

Hay algo de descubrimiento de la clase dirigente sobre las bondades del campo, precisamente con la tecnología aplicada. Sobran elogios en el tema por lo que se cae de maduro que se le da tratamiento aspiracional. Agtech mata chacarero. Esas manos ajadas quedan como símbolo de trabajo y, también, como fuente para escupir prejuicios sociales en otros sectores. Bendita tú eres, Agtech. 

Quizás el hito más conocido del sector sea el trigo y la soja HB4, modificado genéticamente para resistir a la sequía. Las resistencias y el lobby ya se han narrado, como también el apoyo de Perotti y Domínguez al desarrollo de la rosarina Bioceres y sobre todo a su CEO, Federico Trucco. Domínguez no perdió oportunidad para intentar acallar las resistencias al producto estrella de la empresa que cotiza en la bolsa neoyorquina. “Tengamos tranquilidad que nuestros productos no van a valer menos, lo buscan de cualquier manera. Europa postergó los controles sanitarios hasta 2030 porque hoy tienen hambre. Se han convertido en ‘abramos el mercado porque necesitamos trigo’”.

“Julián (Domínguez) hablaba de las autorizaciones dadas, y el reconocimiento internacional a científicos argentinos, empresarios que apostaron a ese conocimiento y a ese vínculo con el sector privado”, resaltó el gobernador en alusión al CEO. En momentos en que parte de Juntos por el Cambio puso la mirada sobre el empresario para sondearlo para la política, el peronismo no le pierde pisada. Bendito tú eres, Federico Trucco.

 

Para completar el rezo, esta semana tuvo despliegue el Banco Nación con la entrega, con cena incluida, de los “Premios Potenciando la Inversión”, un reconocimiento que se otorgó a empresas de Santa Fe por su aporte a la producción, a la innovación y su contribución a la reactivación de la economía del país. Perotti estaba en la mesa principal con el presidente del BNA, Eduardo Hecker, la directora Julia Strada, y el senador Marcelo Lewandowski, otro dirigente con buena sintonía con el sector agropecuario. “Algunos de estos agarran el crédito y en las elecciones no te votan”, se comentó en una mesa entre risas cuando se esperaba el postre y subían al escenario varios empresarios de reconocido lineamiento ideológico con Juntos por el Cambio. El trasfondo fue el agradecimiento por los 26.500 millones destinados a créditos para el sector productivo al que se subió la Provincia con una bonificación en la tasa y fueron un éxito. Perotti lo exprimió hasta la última gota y lo agradeció hasta en Agroactiva al otro día. Bendito tú eres, Banco Nación. Entre tantos benditos, la mayoría de los argentinos y argentinas repiten la parte que dice "ruega por nosotros". 

Con información de Letra P, sobre una nota de Facundo BORREGO

Te puede interesar