Sabor amargo en la empresas de biodiesel de Córdoba

biodiesel_agrofy_news_biocombustible

Después de meses de advertencias y semanas de escasez de gasoil en las rutas y surtidores del norte y el centro del país, el Gobierno decidió elevar el corte mínimo obligatorio de biodiésel para al menos compensar el faltante del combustible que alimenta al sector transportista y afectaba a todos los sectores productivos. La medida fue recibida con beneplácito por el empresariado, aunque la consideran tardía y cuestionan su provisoriedad como un parche que no contribuye a consolidar reglas del juego claras.

 

En concreto, el 5% de corte que fija la ley se elevará hasta el 12,5% de manera transitoria por 60 días. La suba estará compuesta por dos puntos y medio que podrán aportar las pymes a precio regulado. Ese tope de un 7,5% no tiene plazo de finalización, por el momento. En tanto, las grandes exportadoras tendrán otros 5 puntos a precio libre con un tope equivalente a la paridad de importación, lo que llevaría el corte final al 12,5%. Esta excepción transitoria para los grandes jugadores del mercado es la que finalizará en dos meses.

“Es positivo para el sector de biodiesel que haya un corte mayor, las empresas van a poder facturar pero, lamentablemente, en el largo plazo, las cuestiones de subir y bajar el corte tienen un impacto negativo, ya que no disparan inversiones del sector privado por la imprevisibilidad que hay en materia de políticas energéticas y ambientales. Hay muchas idas y vueltas, cambios de reglas que ahuyentan la inversión”, analizó Manuel Ron, presidente de Bio 4.

Para Ron, “toda suba de los cortes es buena y bienvenida, nadie se va a quejar de vender un poco más, pero el cambio abrupto de reglas de juego nos lleva a tener una economía precarizada. No tenemos gasoil, no tenemos gas, no tenemos gasoducto, nadie está dispuesto a invertir con tanto cambio en las reglas de juego”.

Quien se suma a esos dichos es Marcelo Uribarren, presidente de la Unión Industrial de Córdoba (UIC). “Aumentar el corte de biocombustibles es una buena alternativa donde ganan todos. Al Gobierno le ayuda a disminuir la tensión cambiaria y le saca tensión a la compra de gasoil. En el caso de Córdoba, se va a volver a dar fuerza a las empresas cordobesas de bios que hicieron importantes inversiones. Creemos que es realmente positivo”, afirmó.

El presidente de la UIC también matiza su mirada positiva sobre la decisión del Gobierno y considera que aún hay margen para seguir aumentando. “En la escasez de gasoil, gas, energía y dólares para importar, el problema siempre es el mismo: la falta de recursos para llevarlo a cabo. Esta medida va a servir como un paliativo, ojalá en estos meses vean que los biocompatibles son una salida al conflicto de la escasez”, manifestó a este medio.

Haciendo referencia al nuevo aumento en el corte que busca paliar la escasez de gasoil, el director cordobés de Bio 4 explica que “el 2,5% extra va a atenuar un poco la escasez que está tensionada porque las empresas petroleras no quieren importar a pérdida. Siempre se importó gasoil en Argentina, pero al estar tan desacoplados los precios internos de los internacionales, las empresas optan por no traer gasoil. Este aumento en el corte no va a cambiar rotundamente la situación, sería bueno que se pueda importar más gasoil, es una necesidad. Hoy la mitad de las estaciones de servicio te van a decir que no tienen gasoil y la otra mitad te va a dar un cupo”.

“El peor combustible es el que no podés conseguir. No importa tanto el precio, sino poder tenerlo para transportar la producción. Lo peor que te puede pasar es llegar a la estación de servicio y que te digan que no hay combustible o que cargan un monto limitado sabiendo que la próxima estación está a un montón de kilómetros de distancia. Esa angustia al que anda en la ruta, no se la saca nadie”, considera.

 

Para Uribarren, el aumento en el corte de bios además va a ayudar a bajar la inflación. “Sabemos que hay un mercado blue en algunas provincias para poder comprar gasoil”, dispara.

 

En consonancia con tal afirmación, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) asegura que la entidad recibió denuncias por sobreprecios de parte de las estaciones de servicios. “No pudimos detectarlas concretamente, pero hay entre un 5% y 10% de casos de sobreprecios en donde aumentan casi $50 el litro. Pegan papeles en el surtidor con los precios modificados y te piden que pagues en efectivo, para no blanquear la maniobra. Si no querés pagar sobreprecios, tenés que esperar", explicaron.

Por Renata Palazzi Santisteban, para Letra P 

Te puede interesar