El Gobierno en modo bombero subió la pauta de inflación al 62%

6038ebf38ab06

El Gobierno actualizó este jueves al 62% su pauta de inflación anual para 2022, un pronóstico de los más altos del mundo pero que aún está hasta diez puntos por debajo de lo que proyectan las consultoras privadas.

La del jueves fue una jornada movida en los despachos oficiales. Se puso en marcha un compendio de decisiones demoradas en hasta dos años en parte por la feroz interna oficial y, en parte, por una gestión que también se vio golpeada por la pandemia de Covid-19.

Hubo un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que actualizó la pauta de ingresos y egresos del Estado nacional para este año, a falta de un Presupuesto debido al revés que le dio el Congreso el año pasado al proyecto, por rechazo opositor y del propio kirchnerismo.

También apareció la tan prometida segmentación de tarifas, que el ministro de Economía, Martín Guzmán, había encargado a la secretaría de Energía en julio de 2020 y nunca se instrumentó por resistencia de Cristina y Máximo Kirchner.

 
Tuvo que correr agua bajo el puente para que el presidente Alberto Fernández ordene avanzar igual. Implosionó la relación política con la vice y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estableció condicionamientos concretos para la hora de gastar.

Los números son escalofriantes: en 2021, los subsidios destinados al sector energético (gas y electricidad sumados) ascendieron a 1,046 billones de pesos, equivalente a dos tercios del total y cerca del 80% de todo el déficit primario.

Es un drama de larga data: en los últimos diez años, los subsidios acumularon 129.561 millones de dólares, según un estudio realizado por el departamento técnico del Instituto Argentino de Energía “General Mosconi” (IAE).

Por otro lado, el Banco Central subió las tasas de interés por sexta vez en lo que va del 2022, con la idea de poder contener a los ahorristas en plazos fijos en pesos para que no corran al dólar.

A su vez, el Central decidió que las terminales automotrices y sus proveedoras participarán de un esquema de financiamiento que permite avanzar en la recuperación del crédito comercial externo afectado durante la pandemia.

Las terminales, con mayor facilidad de acceso a líneas de financiamiento, podrán aplicarlo a las importaciones de sus proveedores directos y estos a la vez reasignar en parte a uno o más de sus propios proveedores. El mecanismo, denominado “Certificación asociada a la financiación de la importación de bienes necesarios para la producción en el país de automotores y/o autopartes”, servirá para cumplir con el financiamiento del excedente de importación de 5% sobre las operaciones de 2021 o de 70% sobre las de 2020.

 
Las empresas deberán utilizar los bienes ingresados por este régimen para la elaboración de productos para la fabricación en el país de automotores o autopartes. De esta manera, el Central limita la demanda de divisas que estas empresas le venían haciendo a sus arcas.

Y por último, la empresa estatal Energía Argentina y la firma SIAT S.A., subsidiaria del Grupo Techint, firmaron un contrato de provisión de cañerías para el gasoducto Néstor Kirchner, en medio de la polémica por la licitación de esta obra. Esto llegó con una demora de dos meses y después de que el encargado del proyecto, Antonio Pronsato, renunciara por la espera.

NUEVAS PROYECCIONES
El gobierno actualizó su pauta de inflación anual para 2022 subiendo la previsión al 62% para diciembre, un pronóstico que está hasta diez puntos por debajo de lo que proyectan las consultoras. Los números no fueron publicados en la actualización del Presupuesto 2022 con oficialización en el Boletín Oficial, sino que fueron dados a conocer a la prensa en off the récord por funcionarios que responden al presidente Fernández.

 
Economía mantuvo la previsión de un déficit del 2,5% del PIB. Y la inflación prevista para 2022 subió al 62% punta a punta, con un promedio del 57,7%. El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) indicó que los analistas de mercado proyectaron que la inflación minorista para el corriente año se ubicará en 72,6%.

Los números son muy distintos a los que hace casi un año atrás el ministerio de Economía estableció en el proyecto de Presupuesto 2022 que luego no prosperó en Diputados. Aquel proyecto planteaba para el 2022 una pauta de inflación del 33% y una previsión de déficit fiscal primario del 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB). La primera casi se duplicó y la segunda fue recortada en acuerdo con el FMI. En aquel proyecto de ley que naufragó en el Congreso Guzmán había escrito una pauta de crecimiento del 4% para el PIB, que ahora fue sostenida.

Fuente: La Voz del Interior, sobre una nota de Javier Álvarez

Te puede interesar