Schiaretti y el “efecto arrastre” que no descarta el PJ cordobés

F5X4WXQY3FEPFOOEFPDRIDEAEU

El gobernador Juan Schiaretti está dando sobradas señales de que busca una proyección nacional, que hoy asoma incipiente. En el último mes fue a Capital Federal para participar en dos eventos para hablarles a empresarios nacionales.

El mandatario cordobés ha ratificado que “jamás” participará de una eventual Paso presidencial dentro del Frente de Todos, porque es el espacio que lidera Cristina Fernández de Kirchner.

Hasta sus íntimos tampoco lo ven “jugando” dentro de Juntos por el Cambio. Por lo que la pregunta del millón es: ¿dónde buscará insertarse Schiaretti a nivel nacional, si las dos principales alianzas electorales se mantienen unidas?

Además, está claro que el gobernador tampoco tiene coincidencias con el libertario Javier Milei, hoy la tercera pata del escenario presidencial.

En realidad, su decisión de intentar competir en el escenario nacional está directamente relacionada con Córdoba ¿Por qué? Una de las posibilidades que se analizan en el Centro Cívico es que el gobernador sea candidato presidencial por fuera de los tres espacios mencionados, con nulas chances reales de pulsear por el poder nacional, pero logrando así que su nombre sea parte del cuarto oscuro en las Paso presidenciales.

En esos comicios —que, como se sabe, están fijados para el segundo domingo de agosto—, el oficialismo podría pegar las elecciones provinciales con las nacionales, para que Schiaretti pueda tener injerencia en la pulseada por el poder en Córdoba y ayudar a Martín Llaryora, el seguro candidato a gobernador del peronismo.

Para esta eventual movida, que es arriesgada, en el PJ recuerdan que en 2015 José Manuel de la Sota sacó sólo el 6% de los votos a nivel nacional, pero fue el precandidato presidencial más votado en la provincia en las Paso de aquel año.

El PJ provincial no se confía de la decena de encuestas que manda a hacer periódicamente, y analiza todas las posibilidades.

Hasta en el eventual “efecto arrastre” que podría tener Schiaretti en la carrera por su sucesión en el Centro Cívico.

 
EN HACEMOS POR CÓRDOBA YA NADIE HABLA DE UNA INTERNA
Luego de las elecciones legislativas del año pasado, en las que Juntos por el Cambio se fortaleció en la disputa interna que hubo en las Paso, especialmente en Córdoba, en una reunión de su mesa chica política el gobernador Juan Schiaretti había mencionado la posibilidad de habilitar una interna en el PJ cordobés para decidir las candidaturas para todos los cargos electivos a nivel provincial.

En aquel momento, el mandatario analizaba con sus íntimos que, ante la realidad de que por primera vez en dos décadas el PJ cordobés tenía que luchar por conservar el poder sin su nombre y el de José Manuel de la Sota en las boletas, una interna podría fortalecer las chances de los candidatos del oficialismo.

Corrió mucha agua debajo del puente y ya ningún peronista piensa en esa posibilidad, incluido el propio Schiaretti. No está oficializado, pero Martín Llaryora será el candidato a gobernador. Y en la ciudad de Córdoba, donde ningún dirigente le saca mucha ventaja al resto en la carrera por llegar al Palacio 6 de Julio, todos los aspirantes oficialistas lanzados admiten que el nombre del candidato a intendente surgirá de una negociación entre el gobernador y Llaryora.

Aquella idea del jefe del peronismo parece lejana. Los principales candidatos del PJ surgirán de los números de las encuestas y de la decisión política de los dos principales dirigentes del oficialismo: Schiaretti y Llaryora.

EL PJ DE ALTA GRACIA SUMÓ AL KIRCHNERISMO
El peronismo de la ciudad de Alta Gracia, que lideran los hermanos Torres —el intendente Marcos, y el ministro de Gobierno de la Provincia, Facundo— marcó la punta en incorporar al kirchnerismo a su estructura partidaria.

En la última elección interna, el gobernador Juan Schiaretti dio la orden de que no quería dirigentes kirchneristas en la estructura de conducción del partido, pero a nivel local hay mayor apertura. Días pasados, asumieron las nuevas autoridades del PJ de Alta Gracia.

La estructura es encabezada por el intendente Torres y como consejera titular figura la dirigente camporista María Inés “Mané” Chiotti, titular de la Anses de esa ciudad, que tiene como referente político a la diputada nacional Gabriela Estévez.

El intendente Torres, quien irá por un nuevo mandato en Alta Gracia, manifestó que su liderazgo partidario contempla distintas expresiones del peronismo, aunque hay una excepción: el legislador provincial Walter Saieg, enemigo político de los Torres en la ciudad del Tajamar.

No obstante, Saieg viene aceitando su vínculo en la Legislatura con sus pares de Hacemos por Córdoba.

Por empezar, el exministro y exintendente de Alta Gracia no se fue con el bloque Identidad Peronista, que responde al exsenador Carlos Caserio y que integran Mariana Caserio y Miguel Maldonado.

INTENDENTES Y CONCEJALES, DE VISITA A BUENOS AIRES PARA “ENGORDAR” A FACUNDO MANES
Un grupo de intendentes, concejales del interior y legisladores provinciales viajará este martes a Capital Federal para ponerse a disposición de Facundo Manes y comprometerse a trabajar a favor de la precandidatura presidencial del neurólogo que hoy es diputado nacional.

La movida es organizada por el legislador Orlando Arduh, presidente del bloque Juntos por el Cambio en la Unicameral, y por la intendenta de Estación Juárez Celman, Myriam Prunotto.

En la disputa por la precandidatura radical, Manes tensiona con el jujeño Gerardo Morales, presidente del Comité Nacional y anotado para dar pelea en las Paso de Juntos por el Cambio para 2023.

Los organizadores aseguran que serán entre 30 y 40 los dirigentes radicales que llegarán a las oficinas que tiene Manes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Arduh estuvo hace algunos meses reunido con Manes y ahora buscó el apoyo de Prunotto, cada vez más activa dentro del radicalismo, para sumar a intendentes en lo que se traduce en el primer gesto político de jefes municipales de la UCR a favor del neurocientífico.

DUELO DE MADRUGADA ENTRE PERONISTAS POR ANSENUZA
En la madrugada del jueves, minutos después de las 2, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto de ley que propone crear el Parque Nacional Ansenuza.

La votación fue abrumadora: 195 legisladores a favor y uno solo en contra: Victoria Villarruel, de La Libertad Avanza, el partido de Javier Milei.

El voto de los cordobeses fue unánime, al punto que se logró una foto que hacía mucho tiempo no se veía: diputados nacionales del Frente de Todos, de Córdoba Federal y de Juntos por el Cambio celebrando junto a guardaparques e intendentes de la zona.

Son varios quienes se adjudican la parternidad/maternidad del futuro parque nacional. En ese marco, durante esa madrugada, como si se tratara de una vigilia trascendental para el país, los equipos de prensa de distintos bloques comenzaron a enviar comunicados de prensa y fotos a los WhatsApp de los periodistas cordobeses.

El primer llamado llegó desde el equipo de prensa de la diputada nacional Gabriela Estévez, a las 2.05. En el texto se destacó que se trató de una “iniciativa transversal”.

El comunicado estaba acompañado de una foto en la que formaron Estévez, Juan Candié (ministro de Medio Ambiente) y los diputados schiarettistas Natalia de la Sota, Carlos Gutiérrez e Ignacio García Aresca, siempre junto a intendentes de la zona. Luego completaron el envío con otra instantánea en la que se había sumado la radical Soledad Carrizo y Héctor Baldassi (PRO).

Unos 40 minutos después, es decir a las 2.45, volvieron a sonar las notificaciones. Esta vez era el peronismo provincial el que destacaba el “trabajo del gobernador Schiaretti, que en 2017 inició este proyecto junto a la Administración de Parques Nacionales”, por entonces en manos de Cambiemos.

Finalmente, a las 6, el equipo de prensa del vicegobernador Manuel Calvo envió el material propio.

Allí, de los 18 diputados cordobeses, sólo posaron con el vicegobernador los tres integrantes del bloque que responde a Schiaretti. En el comunicado, Calvo dijo que la media sanción fue producto de “un gran trabajo entre el Gobierno provincial, los intendentes y distintas ONG”.

FALO, CON PENITENCIA POLÍTICA CUMPLIDA
Hace más de una década, en los últimos días de 2010, Marcelo Falo, por entonces secretario general de la Gobernación y mano derecha de José Manuel de la Sota, cayó en el ostracismo cuando se conoció que había librado decenas de cheques sin fondos de su cuenta particular.

El propio De la Sota dijo que había llorado la desgracia de su estrecho colaborador.

Aunque fue sobreseído en las causas más pesadas que se le iniciaron, sí recibió una condena federal: admitió haber evadido impuestos en 2010, el año de la caída en desgracia. La condena fue una multa simbólica de 90 mil pesos (la evasión fue de 1,5 millones de dólares) y dos años y 10 meses de prisión condicional, período que culminará en marzo del año próximo.

Así, el operador regresó a caminar lentamente los pasillos del poder, donde no deja de moverse con soltura y elocuencia.

Aunque había participado de reuniones reservadas (hoy reporta en el Ministerio de Industria que conduce Eduardo Accastello), fue en la Segunda Cumbre Mundial de Economía Circular, realizada esta semana en Córdoba, donde reapareció y conversó al aire libre con otros dirigentes y funcionarios.

Entre otros, Falo dialogó animadamente con el secretario de Desarrollo Metropolitano de la Capital, Gabriel Bermúdez, y Horacio Tuninetti, director de Cormecor y parte de la estructura del intendente cordobés Martín Llaryora.

Fuente: La Voz del Interior.

Te puede interesar