Manes y Schiaretti, la formula que entusiasma a muchos y preocupa a otros

P5B3L7NL3ZHJJAFEEGKHV63GMU

Facundo Manes, el radical mejor posicionado dentro de Juntos por el Cambio para la pelea presidencial del año que viene, asegura en conversaciones privadas y ante diversos interlocutores que trabajará para ser candidato en un proyecto de “centro” y “federal” que no contempla incluir a los extremos de la grieta: nada de halcones del PRO y, obvio, mucho menos kirchnerismo.

Aunque no lo dice de manera abierta, quienes oyeron en los últimos días al neurólogo no tuvieron que esforzarse demasiado para interpretar qué perfil de peronista anti-K tiene en mente. Su ideal está clarísimo: Juan Schiaretti.

En este espacio, mucho se dijo ya de la aceitada relación que mantiene el gobernador cordobés con el emergente más importante del radicalismo nacional del último tiempo. El vínculo es directo y se alimenta, principalmente, a través de interlocutores y de operadores políticos compartidos.

Schiaretti y Manes mantuvieron una larga primera charla, mano a mano, en marzo pasado. La cita fue en el principal despacho del Panal. En aquella ocasión, los dirigentes hasta llegaron a tratarse mutuamente con referencias que incluyeron posibles roles futuros entrelazados. “Yo voy a ser vice tuyo”. “No, yo seré vice tuyo”, se elogiaron.

Los meses pasaron y la idea de un frente “por arriba” de la grieta comenzó a tomar forma en un grupo de dirigentes que apuesta por esta vía intermedia. Ya no se habla de un espacio representado por el peronismo republicano –al estilo del infructuoso intento de Alternativa Federal de 2019–, sino que ahora el plus sería mezclar un peronista “federal” como Schiaretti con un radical bonaerense como Manes.

HACEMOS JUNTOS
Schiaretti y sus asesores se relamen cuando observan la excelente elección que Manes hizo en la provincia de Buenos Aires en 2021 dentro de Juntos. Todos saben en el peronismo de Córdoba que cualquier exploración nacional competitiva requiere, sine qua non, hacer pie en el aún inexplorado y siempre lejanísimo territorio bonaerense.

En el entorno de Manes, en tanto, consideran que un acuerdo con el principal gobernador peronista –después de Axel Kicillof– es una opción inmejorable para el escenario electoral que se está configurando.

Sin embargo, esta eventual conjunción política no puede eludir interrogantes para los que, por ahora, no hay respuestas: ¿abandonará Manes Juntos por el Cambio para intentar esta apuesta electoral en 2023? ¿Quién o quiénes en el radicalismo lo acompañarían en esa movida? ¿Es una jugada individual o tiene la venia del partido? ¿Manes está buscando romper Juntos por el Cambio?

 
Schiaretti fue enfático en sus últimas apariciones públicas sobre las responsabilidades que les caben tanto al Frente de Todos como a Cambiemos por los “fracasos” económicos cometidos.

El gobernador dice en privado que está dispuesto a ser parte de una construcción nacional, pero asegura que no trabajará dentro de Juntos por el Cambio. En los próximos días, incluso, otro radical con proyección nacional tendrá su foto con Schiaretti en el Panal.

La idea que repiten sus allegados es que la salida es a través de un acuerdo “amplio”, aunque por fuera de la grieta actual que domina la política nacional desde, por lo menos, 2015.

Estos mismos operadores se entusiasman cuando al revisar y leer decenas de encuestas se repite y se resalta un patrón que emerge cada vez con más fuerza: más de un tercio de la población consultada asegura que votaría en 2023 por un espacio político nuevo.

Esos estudios también señalan con claridad que, pese a ser un iniciado en la política y no haber tenido responsabilidades de gestión, Manes tiene un conocimiento superior al del tres veces gobernador de Córdoba, que, sin embargo, pretendería encabezar el proceso.

Allegados de Schiaretti y otros del entorno de Manes no dudan en señalar que una probable fórmula de ambos debe estar en cancha no más allá de octubre, antes del inicio del Mundial de Fútbol. Hay quienes aseguran que así será.

LA PREGUNTA INCÓMODA
La oleada con la posible alquimia política entre el radical y Schiaretti llega a la costa cordobesa en un momento inoportuno para los opositores. Este viernes visitará la provincia un elenco de importantes figuras de Juntos por el Cambio. Se reunirá en Río Cuarto.

La capital alterna de la provincia es sede de una serie de encuentros que los opositores idearon para mostrarse más federales que en el pasado.

A pedido de los referentes locales y ante cuanto micrófono tengan enfrente, esos dirigentes dirán al unísono que el ciclo político de Hacemos por Córdoba terminó.

Nadie quiere siquiera imaginar, sin embargo, qué implicancias tendría para el peronismo y para la oposición cordobesa la cristalización de un eventual tándem Manes-Schiaretti.

Fuente: La Voz del Interior. Nota Mariano Bergero

Te puede interesar