En Córdoba los intendentes están furiosos con la Legislatura y hay quienes tienen verdadero temor

1656417403280

La modificación a la Ley provincial 10406 sancionada en 2016, que busca añadir otro periodo al límite de dos mandatos consecutivos para intendentes de ciudades y pueblos sin carta orgánica propia, deberá seguir esperando. Aunque se preveía que este miércoles, en la última sesión legislativa previa al receso invernal, el oficialismo avanzaría con la iniciativa, que requiere una modificación del Código Electoral Provincial, en la Casa de Gobierno decidieron volver a pisar el freno, tal como ya ocurriera a fines del pasado año. El cambio de marcha levantó polvareda en el intendentismo radical y también en parte del oficialismo. La bronca se dirige mayoritariamente contra sus propias representaciones parlamentarias.

 

“Nosotros cumplimos con nuestra parte. Ahora les toca a los legisladores. Entendemos lo de los tiempos, pero nosotros también tenemos elecciones en unos meses y después nos van a pedir que peguemos las municipales con las provinciales”, dice  un representante del cordobesismo en el sur.

Hasta este lunes, casi 170 intendentes habían enviado las correspondientes notas para solicitar una modificación del artículo 7 de la norma en cuestión, que establece un máximo de dos períodos consecutivos para los mandatos de los jefes comunales, tomando como referencia el de 2015/2019. Dado que la norma se aprobó en 2016, los mandatarios consideran que se incurrió en un error formal, dado que ninguna regulación de tal tipo puede tener carácter retroactivo. La movida es similar en contenido y objetivos, y también en sus idas y vueltas, al proyecto impulsado por la entonces gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal ese mismo año y que fue enmendado a fines de 2021. Déjà Vu.

El número de intendentes que no podrían renovar sus mandatos según la ley vigente llega a 289. En 141 casos pertenecen a Hacemos por Córdoba, 73 representan a la Unión Cívica Radical, 43 al Frente de Todos, 19 al PRO y por el vecinalismo hay 13. Según lo acordado, nunca rubricado, el pedido para modificar la norma debía partir de las jefaturas municipales. Luego, Hacemos por Córdoba (HxC), con amplia mayoría parlamentaria, aprobaría la moción. Allí, radica la impaciencia y sorpresa por el nuevo desaire en varios municipios.

Particularmente molestos se han expresado distintos mandatarios radicales, quienes cargan las tintas contra su propia tropa parlamentaria por expresar una cerrada negativa sin respaldarse en otras voces. “Nos llama la atención que no nos llamen los legisladores de nuestro partido. Deberían haberlo hecho. También deberían tomar la misma actitud para todos los cargos. Hay legisladores que llevan décadas en una banca”, señala el intendente de una ciudad del valle de Punilla, parte del Mucora (Municipios y Comunas Radicales)

“Están discriminando a los intendentes. Nosotros vamos a elecciones. Si nos eligen, seguimos. Si no, nos vamos a casa. Los legisladores no. De hecho, los de nuestro partido están ahí pese a que perdieron. Debería ser igual para todos. Se han cerrado por mezquindad. Eso sí, para las elecciones provinciales van a venir a buscarnos porque, no nos engañemos, a los votos los conseguimos nosotros”, prosigue la fuente consultada.

En el corredor de Sierras Chicas otro dirigente, con vasta experiencia en la gestión municipal, también remarca que no recibieron “un solo llamado” por parte de quienes ocupan bancas radicales en la Unicameral. “El presidente del bloque (Juan Jure) ha sido intendente y sabe lo importante que somos para el partido”, exclama.

 

No obstante, derrama sospechas sobre la calidad del debate que pueda darse en el recinto. “Por empezar, no es reelección indefinida. Es un solo período, a partir de la corrección de un artículo. Así evitamos una masiva judicialización. Esto pasa porque el Gobierno no habilitó la discusión, ni antes ni ahora, en la mesa Provincia – Municipios. Nadie advirtió algo tan básico como que una ley no puede tener efectos retroactivos”, dispara el referente del Foro Radical.

 

“Acá nadie quiere pagar el costo político, pero no olvidemos que la ley rige también para legisladores, así que ellos también sacarían su rédito", advierte un jefe comunal del gran Córdoba que, no obstante, mira hacia adelante. "No está descartada definitivamente. Esto parece una cuestión de tiempos políticos, nada más”.

 

Cálculos
Al igual que ocurrió en diciembre pasado, la decisión del schiarettismo de pisar el freno con la habilitación de las re-re responde a un cuidadoso cálculo sobre la conveniencia de abordar la discusión, pero no solo porque remita a una práctica éticamente reprochable. Hasta el momento, el impulso a la iniciativa en la Legislatura correspondería exclusivamente al bloque de HxC. Los principales bloques opositores, el PRO y la UCR, anticiparon que no brindarán su aval, pese a sumar más de 90 alcaldes en la provincia, que en su mayoría ya habían activado su opción en favor de la modificación.

 

Coinciden en el oficialismo y en la oposición, el Panal tomó nota de la compleja coyuntura que atraviesa el intendente capitalino, Martín Llaryora. El seguro candidato a gobernador por el oficialismo afronta su primera crisis de impacto público en dos años y medio de gestión. Una sucesión de filtraciones sobre cuantiosos gastos para distintos eventos organizados por el municipio, incluyendo el fallido recital de Ulises Bueno, ha despertado airadas críticas que trascienden las lides políticas. La imagen de buen gestor, sobre la que cabalga la candidatura del exvicegobernador, parece afectada. Erogaciones por más de 300 millones de pesos, todas por contratación directa, son presentadas como suntuarias en un contexto de crecientes restricciones para amplios sectores de la sociedad.

 

En ese marco, el schiarettismo entiende que no hay margen para instalar un debate que difícilmente tenga valoraciones positivas por fuera de la endogamia partidaria. Poco importa la discusión sobre vericuetos legales: el costo político a pagar puede ser elevado en la antesala del año electoral.

Fuente: Letra P, sobre una nota de Luis ZEGARRA

Te puede interesar