Schiaretti fue claro y dijo: "Aquí mando yo"

CIA3GHLZ4JFGPOUWR2QG2MWDVY

Fue un mensaje claro. El que quiera oír, que oiga. ‘El Gringo’ (Schiaretti) no quiere adelantar el lanzamiento de las candidaturas, mientras que Martín (Llaryora) cree que todo le suma en su aspiración de ser gobernador”. Así lo describió un funcionario que conoce el pensamiento del gobernador Juan Schiaretti.

Lo que se desprende de esa definición política de un funcionario schiarettista son las diferencias de criterios sobre la estrategia electoral que existe entre el mandatario provincial y quien será el candidato a sucederlo en el oficialismo: Martín Llaryora.

El intendente capitalino considera que en el PJ provincial, sobre todo en el interior, debe comenzar a hablar de su postulación, mientras que Schiaretti baja un mensaje más mesurado: por ahora, hablar sólo de gestión; las candidaturas vendrán después.

 
Estas diferencias venían tensando la interna oficialista desde hace un par de meses, pero este miercoles estallaron con un hecho concreto: el gobernador le pidió la renuncia al secretario de Gobiernos Locales, Federico García, de hecho el segundo del ministro de Gobierno, Facundo Torres.

García, 44 años, exintendente de Laguna Larga y de la misma generación de Llaryora, acompañó al intendente capitalino en la última década en su lanzamiento como dirigente provincial. Junto con el diputado nacional Ignacio García Aresca, el ahora exfuncionario provincial era el principal impulsor de las juntas promotoras en el interior, en apoyo a la candidatura de Llaryora a la gobernación.

La salida de García es un dato fuerte para la interna del PJ local. Schiaretti decidió sacar de su gestión a un llaryorista puro, en un momento de complicaciones políticas para el intendente capitalino, tras la polémica por los costos del fallido recital del cuartetero Ulises Bueno.

Fuentes oficiales del Centro Cívico trataron de desligar la decisión de apartar a García de la cartera de Gobierno del cimbrón que atraviesa la gestión llaryorista. “Tuvo advertencias, pero él siguió adelante con las juntas promotoras”, argumentó otro schiarettista.

El PJ provincial tuvo su interna el 27 de marzo pasado. Sólo hubo pulseada en las urnas en dos departamentos (Punilla y Calamuchita), aunque febriles negociaciones para armar listas de unidad en el resto de los territorios.

 
Schiaretti -que dicen asumirá la presidencia del partido y no pedirá licencia- armó un plan para reorganizar al peronismo cordobés. En los próximos meses, se oficializarán los consejos partidarios departamentales y por circuitos al asumir las nuevas autoridades.

Es un proceso que llevan adelante, entre otros, los legisladores Oscar González y Francisco Fortuna; los ministros del ala política, como Facundo Torres (Gobierno), Juan Carlos Massei (Desarrollo Social) y Sergio Busso (Agricultura), y el diputado nacional Carlos Gutiérrez.

Según la versión del schiarettismo, los actos de asunción de las autoridades del partido se cruzaban con las convocatorias de las juntas promotoras que impulsan los llaryoristas, lo que generaba ruido interno. “Desorganizan el partido”, afirman en el Centro Cívico.

La salida de García se dio en un momento inoportuno para Llaryora, quien además se encuentra en Estados Unidos.

Los llaryoristas tienen su versión sobre estas diferencias de criterios sobre una campaña oficialista que ya está en marcha. “Son las tensiones lógicas que suceden cuando hay un cambio de ciclo. Hay una nueva generación en el PJ que quiere tener protagonismo, y otra que no quiere abandonarlo. Ocultar eso es querer tapar el Sol con una mano”, explicó alguien que está cerca del intendente capitalino. En el PJ, nadie cree que la sangre llegue al río, pero la salida del llaryorista García del Centro Cívico tomó por sorpresa a muchos.

Llaryora regresará este domingo desde Estados Unidos. Deberá dar respuestas sobre los gastos de su gestión que denunciaron los opositores, pero además, bajar un mensaje a la interna oficial. “Puede que haya visiones distintas, pero que nadie tenga dudas de que todo el PJ estará unido”, trató de calmar los ánimos un llaryorista de la primera hora.

Fuente: La Voz del Interior, sobre una nota de Julián Cañas

Te puede interesar