Perotti y la deuda: ¿Y ahora quién podrá defenderme?

V6KYHBSQ3VEUBKEEYH4NGSTP2E

Vaya si es simbólico que en la semana que el gobernador Omar Perotti consiguió un logro central de gestión, por el que Santa Fe incluso pugnaba desde hace unos quince años, la postal política más poderosa se la llevó la oposición. Es ineludible detenerse en ese rasgo: el rafaelino, junto al extinto Martín Guzmán, hizo el anuncio en Casa Rosada, pero la juntada del no peronismo hizo más ruido en el micro mundo de la política. Perotti lo sabe y el viernes por la tarde, en reunión de gabinete, bajó línea a sus ministros y ministras y exhortó a bancar la parada.

 No hizo muchas reuniones de gabinete Perotti desde que ingresó a la Casa Gris. El gobernador resuelve solo, a lo intendente, a lo patrón. Es una persona que está, obsesivamente, en todos los temas, hasta en cuestiones más vulgares. Su dificultad de delegar y abrir el juego lo convierte en único responsable de su construcción. De ahí que el reproche que le hizo a su elenco ministerial, el viernes a la tarde en Casa de Gobierno, sea consecuencia de un estilo y forma que él mismo creó.

“Las puertas de este gobierno están abiertas para entrar y para salir, el que no esté cómodo para defender se puede ir”. Eso les dijo Perotti a sus ministros y ministras luego de la conferencia que dio junto al titular de Hacienda Walter Agosto. Los pateó en la cara.

 Tras la firma, Perotti dio detalles en un par de medios de la provincia, pero el contraataque opositor fue más potente. “Omar sale solo, ellos son veinte personas diferentes al unísono en diferentes medios, los y las ministros son una manga de cagones que no salen a defender las cosas”, filtra un asesor de uno de los principales ministerios.

No obstante, es un problema de arrastre para el gobernador. La falta de alfiles políticos, de voceros y voceras que lo defiendan con los ojos cerrados. Fierros y fondos le sobran, pero no así espadas. Pero, se insiste, es parte de una forma que él mismo erigió. Una de las pocas personas que se calzó el acuerdo al hombro fue el diputado rossista Leandro Busatto, que ahora tiene buen diálogo con el perottismo, pero de quien no pueda decirse que sea un aliado. Aún con diferencias gruesas, de fondo, el legislador salió a bancar incluso más que los propios.

 

En distintos ministerios de la Casa Gris se siente que la oposición fue más certera, que construyó una puesta en escena de mayor voltaje que el propio oficialismo. Repasemos: Perotti y Guzmán hacen el anuncio el miércoles. Luego, el jueves a la mañana, la oposición toda se reúne, logra una foto de volumen y le dice “entreguista” al gobernador. El viernes, finalmente, Perotti y Agosto dan una conferencia, son más precisos sobre el pago de la deuda. Como cierre de la semana, el mandatario reúne a su equipo y pide más compromiso.

 

La enumeración no denota victoria ¿La conferencia de prensa no podría haberse hecho a la misma hora que la cumbre no peronista? ¿O no podría haberse organizado raudamente otra actividad con dirigentes, intendentes y militancia que opaque, o iguale, el encuentro opositor? ¿No lo merece el histórico acuerdo?

 

La reunión de gabinete sirvió también para horizontalizar la información del acuerdo, para brindar elementos a la hora de disputarle la cancha y la agenda a la oposición. “Salgan a bancar”, palabras más, palabras menos.  

 

A Perotti lo obsesiona la comunicación. Lo admitió en el plenario de presidentes comunales que se realizó en Santa Fe hace unos días. “Es cierto que comunicamos mal”, dijo. Pero, ¿el problema es solo comunicativo o es político? No se puede disociar la comunicación del ejercicio político. Ambas categorías van unidas, inseparables. Quizás ahí es donde radica el asunto.

 

 Fuente: Letra P. Nota de Pablo FORNERO

Te puede interesar