Intendentes Radicales de Córdoba quieren la formula "Balbín - Perette"

POLÍTICA - CÓRDOBA Por Diego BUTELER
1657058770995
MANES CON INTENDENTES RADICALES EL ÚLTIMO FIN DE SEMANA

VIVEN SEGURAMENTE EN OTRA SINTONÍA Y EN OTRA ÉPOCA. nO SE DAN CUENTA DE LA OPORTUNIDAD HISTÓRICA QUE TIENE CÓRDOBA DE TERMINAR CON LA HEGEMONÍA PERONISTA QUE DATA DE 1999, SE AFERRAN A UNA LITURGIA DE OTRO SIGLO Y SI NADIE LOS PONE EN VEREDA, TIRARÁN POR LA BORDA TODO LO REALIZADO HASTA AHORA. SON LOS PERSONEROS DE LA DERROTA Y SU PEQUEÑA CUOTA DE PODER LES DA LA POSIBILIDAD DE EXPRESARSE, PERO NO LOGRAN ENTENDER EL TIEMPO QUE SE VIENE.

Tras la visita de Facundo Manes a Córdoba en el marco de su precandidatura presidencial, recobraron fuerza en un sector del radicalismo los pedidos de una definición, rápida si es posible, para que efectivamente un candidato radical puje por la gobernación en 2023. Un nombre propio para pulsear con los socios de Juntos por el Cambio (JxC). En distintos encuentros mantenidos durante su estadía, con el Foro de Intendentes Radicales como epicentro, el diputado nacional corroboró la ansiedad de un grupo numeroso de boinas blancas que ven la oportunidad de recuperar el gobierno de Córdoba. Todas las miradas apuntan a Rodrigo De Loredo.

 

Dos vectores, ya conocidos, convergen en el pedido. Por un lado, la poca simpatía con Luis Juez, quien se ya siente el candidato indiscutible de JxC. Por otro lado, la certeza de que el radicalismo ha fortalecido su participación en la alianza. No solo es el socio mayoritario, también reúne avales para plantarse ante el Frente Cívico y el PRO. Entre ellos, mediciones que ubican al jefe de la bancada Evolución UCR en la Cámara de Diputados con ponderaciones en alza, en un rango similar al del senador nacional.

 

Desde noviembre pasado, la figura de De Loredo es el punto de fuga de expectativas y presiones. Durante el fin de semana pasado, tan pronto Manes abordó su vuelo, distintas voces anunciaron un acuerdo, aún tácito, entre ambos dirigentes. Apoyos cruzados para dos internas que mantienen distinta temperatura: la cordobesa y la nacional.

 

“Ante el acercamiento de Mario Negri y Ramón Mestre con Gerardo Morales, De Loredo se inclina por Manes. Eso ya se traduce en los alineamientos. Acá queremos cumplir lo dicho por el propio Morales: el radicalismo tiene que presentar candidatos propios en todos los distritos”, sintetizó uno de los gestores del dirigente bonaerense en Córdoba.

 En el entorno deloredista descartan la existencia de tal acuerdo y no se mueven de la línea, calculada y cautelosa, marcada a comienzos de año. “Están todos ansiosos, pero no hay nada. Esos apoyos deberían definirlos Facundo y Rodrigo, pero esa charla no ha ocurrido todavía”, afirman.

Manes presidente, De Loredo gobernador es la combinación más anhelada por un nutrido grupo de la dirigencia radical de la provincia, que sueña con la idea de un pleno que les asegure los dos cargos más importantes. Así lo han deslizado intendentes del partido centenario que se reunieron con el neurocirujano semanas atrás y obraron como anfitriones el pasado viernes en el Foro.

 

Es, al mismo tiempo, un escenario no querido por Juez. El líder del Frente Cívico prefiere evitar las elecciones internas como vía para la definición de postulantes. Apunta a una posible intromisión del peronismo vernáculo. Teme, interpretan en la UCR, una derrota ante un partido radical activo y de pie. “Juez no nos gana una interna. Él lo sabe, pero no puede decirlo. Pone la excusa de una intervención del gobierno provincial, pero aún si no fuese a votar ningún peronista, no nos puede ganar. Por eso quiere evitar internas y habla de consenso a partir de mediciones, pero las encuestas nos dan cada vez más cerca. Él está estancado. Rodrigo, que ha endurecido su discurso, no para de crecer”, analiza la voz radical.

 

Señales

No pasó inadvertida la decisión de Manes de reunirse con el ente que aglutina al intendentismo radical de la provincia. Aunque del cónclave participaron también los diputados nacionales Negri, Marcos Carasso y Soledad Carrizo, los jefes y las jefas comunales son quienes más firmemente sostienen la voluntad de impulsar nombres de cuño propio para todos los niveles.

 

Sintonizando la demanda, cuidadoso por lo sucedido en la reunión de la mesa nacional de JxC en Río Cuarto, Manes omitió referencias explícitas sobre la posibilidad de sumar referentes del peronismo cordobesista. Tras las críticas a las declaraciones que realizara Morales, el diputado no repitió fotos con el gobernador Juan Schiaretti. En tono moderado, habló de una unión entre partidos y referentes para lograr “un espacio con la suficiente fuerza para realizar los cambios necesarios”.

“A diferencia de Morales, entiende que queremos ganarle a Schiaretti en Córdoba. No hay medias tintas y tenemos un nombre para eso. Porque, seamos sinceros, al peronismo no le ganás con Juez de candidato. Es más de lo mismo. De Loredo es mejor candidato y tiene más potencial”, analiza una voz afín al exrector de la Universidad Favaloro​.

 

El radicalismo mediterráneo también mira con desconfianza el pedido de la mesa nacional de JxC de tener definiciones antes del fin de julio. Lo intuyen como parte de un acuerdo de las cúpulas para clausurar las discusiones y ungir a Juez.

 

“Algunos están ansiosos. Deben querer imponer a su candidato, pero ese apuro no es el nuestro. Falta mucho y ni siquiera sabemos cuándo se votará. Nosotros tenemos muy buenas chances y el mejor candidato. No hay que apresurarse”, sintetiza un alcalde que ya ha participado de encuentros con De Loredo.

 
Con información de Letra P, sobre una nota de Luis ZEGARRA

Te puede interesar