Los intendentes del pasado presionan a Juez y de Loredo para seguir "atornillados"

fski4h_wuayovy6jpg

La batalla de un nutrido pelotón de intendentes del oficialismo y de la oposición en pos de cosechar en la Legislatura de Córdoba un retoque “aclaratorio” de una norma de 2016 que les traba la posibilidad de pelear una re-reelección en 2023 potenció en las últimas horas las tensiones en Juntos por el Cambio entre los alcaldes radicales con ansias de continuidad y los legisladores provinciales de la coalición, que no están dispuestos a pagar el incómodo costo político en el recinto.

Los caciques con sello UCR que fogonean una “reinterpretación” de la Ley 10.406 -que, a instancias del oficialismo que lidera Juan Schiaretti, les permite sólo dos mandatos consecutivos- lanzaron advertencias ahora sobre un potencial retaceo del apoyo electoral el año que viene a las espadas con las que hoy cuenta la coalición, con foco en el diputado nacional radical Rodrigo de Loredo y el senador nacional Luis Juez (Frente Cívico), que cuestionan la movida.

“Después Juez y De Loredo van a pedir que los acompañen con el voto; bueno, empiecen a atender estas cuestiones, que los radicales por estar divididos han perdidos elecciones”, disparó el intendente de Mendiolaza, el radical Daniel Salibi, a Radio Nacional Córdoba.

En sintonía, golpeó con dureza el jefe comunal de Tanti, Luis Azar. “Si esto sigue así, en las próximas elecciones vamos a ir con la Lista 3 y no iremos con Juntos por el Cambio”, advirtió, en diálogo con El Diario de Carlos Paz.


El pasado fin de semana De Loredo había asegurado que los intendentes radicales “están siendo extorsionados por el peronismo”, que “los hace mendigar al Panal para poder gobernar”, en referencia a una supuesta “asfixia económica” en pos de que firmen que “quieren una re-reelección”.

“No nos van a dar lecciones de política quienes nunca tuvieron la responsabilidad diaria y cara a cara con el soberano”, retrucaron en un comunicado los intendentes radicales.


La febril jornada de este martes incluyó nuevos encuentros entre los alcaldes de la UCR pero sumó además una reunión con dirigentes del partido, que lidera Marcos Carasso, alineado con el diputado nacional Mario Negri.

Según pudo saber Ámbito, en un intento de poner paños fríos allí se comprometieron a seguir dialogando y avanzar hacia una reunión con los legisladores. En la Unicameral -donde aún no ingresó ningún proyecto ligado a la re-re- hoy hay receso con agenda de retorno a fin de julio, por lo que se abre un impasse para conversaciones, aunque aún sin señales claras al final del túnel.


“El peronismo hizo una gran jugada y logró lo que buscó: generar el conflicto interno nuestro”, reconocieron desde filas del radicalismo ante este diario, además de subrayar que los intendentes peronistas “son mayoría y quieren modificar esta ley”. “Tiraron la responsabilidad al radicalismo y abrieron una grieta entre los intendentes radicales, el partido y los legisladores, porque si el peronismo dice que sale, sale, porque tienen mayoría absoluta”, afirmó.

A las tensas horas se sumó además la difusión en redes de un comunicado conjunto de Juntos por el Cambio contra los intentos de retocar la norma, aunque luego desde filas partidarias aclararon que era “viejo”.


“Si se pretende reinterpretar la ley vigente se está burlando a la gente que le dio su apoyo a sus representantes en reclamo de una mayor calidad institucional”, se advertía desde ese pronunciamiento de la UCR, el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica, que aportó confusión a la jornada.

El juego de cartas entre JxC y el frente oficialista Hacemos por Córdoba es febril: ambas fuerzas cuentan con intendentes que pretenden el guiño parlamentario para batallar otro gestión el año que viene (la llave es “reinterpretar” cuándo arranca el primer mandato), pero ninguno quiere hacerse cargo del recuento político de daños frente a la opinión pública.

En la coalición opositora, donde todavía lamentan haber quedado en falsa escuadra en la discusión por la regularización del juego online, apostaron a priori a que la iniciativa terminara avanzando “de manera natural” desde el schiarettismo, a partir del dominio que ostenta en el Parlamento y por la presión de intendentes peronistas que también esperan con ansiedad el retoque legislativo.

Pero la discusión no llegó hasta el momento formalmente al recinto, pese al pedido “a la carta” motorizado ya por al menos un centenar de intendentes, con presentaciones individuales ante la Legislatura en pos de que se avance en una reinterpretación de la norma.

Estratégicamente, en el oficialismo optaron por no mover sus fichas. “Si no hay un acuerdo parlamentario como el del 2016 no hay posibilidad de que la re-reelección de los intendentes salga”, aseguró en las últimas horas el ministro de Gobierno de Schiaretti, Facundo Torres, en declaraciones a Puntal Villa María.

Fuente: Ámbito, sobre una nota de Silvina Kristal

Te puede interesar