Omar Perotti, un "massista de la primera hora"

omar-perotti-sergio-massajpg

La economía santafesina es terreno fértil para las aspiraciones del superministro Sergio Massa. Una provincia productiva, agroexportadora y con energía encaja sin fisuras para su primera experiencia de gestión ejecutiva a nivel nacional. Dólares, negocios y matriz exportadora, la tentación para el ministro para poder reflotar al Gobierno. El círculo rojo santafesino ofrece eso, pero también pone el ojo en lo que pueda dar el propio Massa ya que tendrá la palanca de Agricultura, Producción y conserva la estratégica Aduana, celadora de la agroexportación y la Hidrovía Paraná- Paraguay. 

"Energía, proteínas, minerales y, en especial, el capital humano son claves para el desarrollo argentino y pilares de nuestro lugar en el mundo", dijo en su primer día al mando de Economía, y es una frase que encuentra eco en la zona núcleo santafesina con base en la soja, que da energía en el biodiesel y proteínas con los alimentos. 

El empresario santafesino del biodiesel, Federico Pucciariello, hizo una salvedad importante en relación a la conformación del nuevo Ministerio: el agro y energía están bajo la misma área. “En el mundo el agro con energía, y hasta minería, están juntos. El agro necesita y genera energía y divisas. El control de todo es necesario para que funcione. Para biocombustibles, Massa siempre fue pro-producción y positivo”, definió. Santa Fe es la provincia con mayor industria instalada de biodiesel, tanto sector pyme como las grandes aceiteras.

Además encontró en el gobernador Omar Perotti respaldo político y con la llave de la tranquera y la industria. El perfil productivista y de guiño incontrolable al campo de parte del gobernador le sirve a un Massa que ya ha dado señales en ese sentido, pero que con esa ofrenda de Perotti puede pisar firme. No es inocente el gesto de ser el primer gobernador de pedir empoderar al tigrense. La mesa está servida. 

 

La agroindustria hace pata ancha en Santa Fe y es un sector en el que ya trabajó el superministro para una ley de exportaciones que sigue durmiendo en las comisiones del Congreso. Hubo diálogo constante cuando era presidente de Diputados con el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) que impulsa la ley y donde las cerealeras y las bolsas de comercio tienen el peso mayor. Esos dos actores por ahora no dan señales más allá del vínculo explícito y esperan la definición de lo que piensan como clave: los cargos de quienes llenarán el nuevo organigrama.

 

Agricultura y también Producción son áreas que aún están vacantes ante la salida de Julián Domínguez y Daniel Scioli, y son clave, junto a los de las secretarías económicas, para el tono que les puede aportar en temas claves como los impositivos y fiscales, por ejemplo, retenciones. Al cierre de esta nota sonaba para una eventual secretaría de Producción Ignacio De Mendiguren, un desarrollista de estrecho vínculo con los industriales santafesinos, quienes le levantan el pulgar a Massa. En tanto, para en lo que se organice Agricultura se señala a Jorge Solmi, ex dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA), quien ya fue secretario del área y pasó a las relaciones institucionales del Ministerio en enero pasado. También sonó Gabriel Delgado, asesor en temas de agro de Massa y fue interventor en el caso Vicentin. Otra opción es que continúe el actual secretario Matías Lestani, que dio un llamativo salto desde la Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) al ministerio con Domínguez.

 

Massa es un orgánico del establishment y Santa Fe no está al margen de esas oportunidades. Otro tema que, de hecho, ya abarca a través del ministerio de Transporte, es la determinación en los asuntos de la Hidrovía. Además de ser responsable a partir de la subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, tiene peso en el Consejo Federal Hidrovía y el Ente de Control de la misma. Se le suman vínculos con el gremialismo y el sector empresarial del dragado y balizamiento. La manija actualmente la tiene la Administración General de Puertos (AGP) que tiene sesgo kirchnerista, con quien el massismo ha tenido algunos choques internos. Puede ser historia pasada.

 

En breve se deberán realizar los pliegos para la concesión del mantenimiento del río, y descuentan que Massa estará encima. De hecho ya tiene un pie en el funcionamiento de la Hidrovía con Guillermo Michel, massista 100%, actual titular de Aduanas. Justamente, por las aduanas de San Lorenzo y Rosario se exporta el grueso de la cosecha del país. Los agrodólares, los que llenan de reservas la caja que ahora le importa al ministro. Todo servido para que Massa se convierta en un massantafesino.

 
Fuente: Letra P, sobre una nota de Facundo BORREGO

Te puede interesar