Ya se venden inmuebles con criptomonedas en Argentina. ¿Cómo es el trámite?

analizar-bitcoin-como-profesional-2020

Cada vez más personas se encuentran interpeladas por el mundo de las criptomonedas. Es normal ver que traders, mineros y otros actores de la escena sean los expertos, pero ahora personas fuera del sector desarrollan más interés.

Es que resulta que, como todo desarrollo tecnológico, las criptomonedas representan una alternativa, una posibilidad y, en ciertos casos, una ventaja.

Especialmente en el contexto económico argentino, nadie del rubro comercial quiere perderse una venta. Así como a raíz de la pandemia de Covid-19 los comercios que se resistían a los pagos electrónicos con tarjetas o aplicaciones tuvieron que actualizarse, manejar criptomonedas pareciera ser el próximo paso. Especialmente para algunas transacciones con grandes volúmenes de dinero, como las del sector inmobiliario, la construcción o la venta de automóviles.

Según Francisco, un trader cordobés, en general la potencia de las criptomonedas como medio de pago radica en que se trata de una transacción segura y rápida. “Además, al tratarse de dinero virtual no es posible que te roben esa plata”, agrega.

Entre todas las monedas de este tipo disponibles en el mundo (hoy cerca de las 10 mil), la más usada para transacciones de compra de productos es “USDT” o Tether.

Se trata de una de las más estables del mercado y está uno a uno con el dólar. Esto es posible dado que esta moneda virtual está respaldada por dinero real: en alguna parte del mundo, existe un dólar en un banco por cada USDT en el mercado cripto.

Cuenta con las ventajas natas de las criptomonedas: no establece límites para sus transferencias y puede ser enviada a cualquier parte del mundo de forma rápida y a un bajo costo por transacción.

La transacción se realiza a través de una “wallet”, la cual es un certificado de la red codificado que da el poder sobre las criptomonedas de cada persona.

LOS CASOS EN CÓRDOBA
Hasta hoy, existieron dos casos en el mercado inmobiliario que trazan la ruta para concretar este tipo de operaciones.

 
Uno de ellos fue la venta de un lote, valuado en 10 mil dólares. Una cifra baja en comparación a otros desarrollos del sector.

El pago se hizo al 100% con las USDT por las ventajas mencionadas anteriormente. Aun así, el mecanismo no fue mencionado en la escritura del inmueble, sino que figuró como un pago en efectivo.

Según Carlos Dionisio Aguirre, abogado y presidente de la Asociación Argentina de Derecho Informático (Adiar), el negocio se hace de esa manera porque las criptomonedas no son de curso legal, no son emitidas por un gobierno y tampoco tienen efecto cancelatorio. En términos legales las criptomonedas son bienes, un activo financiero virtual y tienen un precio que le dan las partes.

Actualmente, El Salvador es uno de los países referentes en materia de criptomonedas, y es el primero en Latinoamérica en aceptar al bitcóin como moneda de curso legal.

Otro de los casos, fue la venta de un departamento en el Centro cordobés, llevado adelante por la inmobiliaria Liprandi.

“Soy un poco de la vieja escuela, era la primera vez que hacemos una operación de este tipo, fue toda una novedad para nosotros averiguar de qué manera hacerla y cuál era la seguridad jurídica de esta operación”, expresó Gastón Liprandi.

En este caso, la propuesta de incluir las crypto como medio de pago vino desde el interesado en el inmueble, una persona joven. El vendedor del departamento no tenía conocimientos sobre como aceptarlas, así que el primer paso para la inmobiliaria fue instruirlo.

“Tuvimos que lograr que él vea que a pesar de que se trataba de una moneda virtual, él conseguía el billete físico y aceptó”, cuenta el corredor.

El siguiente paso fue que el vendedor tenga una billetera electrónica de USDT, la moneda usada para el pago.

“Hubo un paso previo a la transacción oficial, por una cuestión de seguridad. El día anterior, el comprador le giro un dólar, para probar. Al otro día, cuando nos juntamos en la escribanía, le transfirió el monto total convenido”, relató Liprandi. El acto de ejecución del traspaso de una billetera a la otra duró en total tres minutos, el vendedor pudo corroborarlo en su celular, y el costo de transacción fue un dólar.

El pago del departamento se hizo un 80% en cryptos y el resto en efectivo. Así como en el primer caso, no figuró el pago con criptomonedas en la escritura, sino la suma en pesos.

Lo que marcó la apertura a esta posibilidad, es el uso de la moneda USDT, que al no ser volátil como otras del mercado, tiene una seguridad superior para ambas partes del negocio.

En base a esta experiencia, la inmobiliaria Liprandi suma esta divisa como medio de pago. Su dueño, en ese sentido, expresó: “Me sorprendió positivamente, es brillante para hacer cualquier tipo de transacción. Es una opción muy productiva como operador inmobiliario y la recomendaría, especialmente porque da más posibilidades de vender y comprar adonde sea y desde donde se quiera, sin necesidad de trasladar fondos”.

“Nuestro cliente se vio gratificado por haber hecho la operación de esa manera y porque pudo vender su bien, lo cual no es tan fácil en este contexto, y este medio de pago aparece como una herramienta más en ese objetivo”, destacó Liprandi.

La cuestión generacional es central en este escenario. Desde el rubro, advierten que quienes dominan este tipo de operaciones son los jóvenes de 30 a 45 años: “Ya nadie confía en poner un billete de dólares en el banco, imaginate un billete en el aire, se hace difícil para una persona mayor”, cerró Liprandi.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar