Juez le da la espalda a los dinosaurios que pueden "tirar todo por la borda"

1659841245465

Mientras los socios mayoritarios de la alianza parecen nuevamente enredados en la novela sobre la posible incorporación del gobernador Juan Schiaretti a Juntos por el Cambio, Luis Juez aprovechó un encuentro con la dirigencia del Frente Cívico para dar su propio mensaje de unidad y fortaleza y subrayar su condición de precandidato a la gobernación por la coalición opositora. En un acto realizado este sábado en el Hotel del Automóvil Club Argentino, a pocas cuadras del centro de la ciudad de Córdoba, el senador nacional arengó a una nutrida concurrencia, estimada por la organización en 500 personas.

El encuentro había sido convocado para repasar el armado que llevan adelante las dos mesas que trabajan, a nivel provincial, para la candidatura del exembajador en Ecuador durante el gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, los cruces ocurridos luego que se difundieran nuevos beneplácitos del radical Facundo Manes sobre una eventual alianza con el gobernador, que incluyeron un duro comunicado de la UCR y consecuentes reacciones del PRO, dieron otra tónica a la reunión.

El texto firmado por todas las fuerzas de la coalición estuvo compuesto de cinco puntos. "Vamos a gobernar la provincia de Córdoba en 2023", aseguraba el primer ítem. Los dos siguientes explicaban qué quería decir en verdad el primero: "La estrategia de posicionamiento nacional del peronismo de Córdoba y en particular del gobernador Schiaretti no modifica ni condiciona en absoluto esa determinación" y "las diferencias con el gobierno de la provincia han sido y son muy profundas y no van a ser solapadas por la conveniencia política de ningún dirigente por mas legítimas que sean sus aspiraciones". En síntesis, no hay lugar para la transversalidad con piel de cordero que fogonea el Panal y no hay guiño a Buenos Aires del mandatario que cambie la decisión de JxC en la provincia. El mismo discurso de todos estos meses para soportar el asedio cordobesista sobre el ala blanda de la coalición.

Sin referencias directas a tal discusión, Juez volvió a advertir sobre maniobras que lleva adelante el oficialismo provincial para impedir lo que, vaticina, será un inevitable cambio de gestión en 2023. Los lances entre la dirigencia nacional de la UCR y referentes del cordobesismo, advierte, forman parte de esa estrategia.

“El peronismo sabe que si no nos divide no tiene chances. Por eso tenemos que estar más unidos que nunca y hay que seguir organizando las juntas departamentales. Tenemos que promover a la compañera o el compañero que mejor esté. Movernos con inteligencia y no entrar en disputas zonzas entre nosotros. Porque nuestro objetivo prioritario es trabajar responsablemente con todas las fuerzas de Juntos por el Cambio para cambiar el signo político de esta provincia en las elecciones del 2023”, exclamó.

“La construcción de nuestro proyecto tiene que ser de abajo para arriba. Ustedes deben consolidar los departamentos y cada uno de los circuitos y trabajar en sintonía con los representantes de cada uno de los partidos que integran la alianza de Juntos por el Cambio”, reforzó Juez.

 

Los mensajes de confraternidad hacia el radicalismo pueden ser leídos como una correspondencia a la invitación cursada hace dos semanas para participar del acto por la conmemoración del 132° aniversario de la Revolución del Parque, mojón inaugural de la Unión Cívica Radical. 

Acaso como refuerzo de sus palabras, el exdiputado nacional ha matizado la elocuencia con que defendía su precandidatura a la gobernación por JxC en 2023. Expresiones de mesura, al aguardo de las definiciones que deban salir de una mesa provincial que muchos perciben inactiva.

 

“El candidato va a ser el que mejor llegue, el que más chances tenga para ser gobernador, intendente o jefe comunal. Esa es la forma. ¿Quién puede estar en contra? Ya veremos cómo lo vamos a hacer. Eso nos va a dar una tranquilidad. A mí no se me ocurriría, si estoy en desventaja con cualquier otro dirigente, insistir con mi candidatura. Yo voy a ser el candidato si soy el que puede garantizar el triunfo. De lo contrario, voy con el que me digan”, expresó. Un rebaje considerable respecto de marzo pasado, cuando el senador le dijo a Letra P que su candidatura estaba fuera de toda discusión.

 

Por la tarde del viernes, el líder del Frente Cívico se había mostrado junto a Rodrigo de Loredo, el precandidato radical bien posicionado en las mediciones, en un encuentro organizado por Cartez (Confederaciones de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona) en Villa General Belgrano. "Seguramente vamos a gobernar la provincia. De eso no tengan ninguna duda. Somos parte de un equipo que legítimamente pretende, después de un cuarto de siglo, mostrarle a los cordobeses que puede haber otra Córdoba", dijo allí, con tono conciliador, el senador.

Ese talante es interpretado como ajustado a fines electorales por los sectores del PRO que adhieren a la posibilidad de un acuerdo electoral con Schiaretti. Sostienen que el propio Juez sería el directamente perjudicado ante tal resolución.

 

En el juecismo prefieren remarcar la existencia de coherencia en sus postulados. Especialmente aquel que señala a figuras amarillas como las principales interesadas en garantizar la continuidad del cordobesismo como parte de un acuerdo que se remonta a la pasada década. "Nosotros queremos ganar", disparan sin necesidad de aclarar quiénes constituyen el opuesto del colectivo propio.

 
Fuente: Letra P,sobre una nota de Luis ZEGARRA

Te puede interesar