La imprudencia de Vaca Narvaja

XIAMD52TMJCZTABLCFOXNIRLLA

El embajador argentino en China volvió a hacer declaraciones como si representara al gobierno de Beijing.

Se inmiscuyo en la delicada situación planteada entre ambas superpotencias, criticando el viaje de Nancy Pelosi a Taiwán.

 
Suma así un nuevo ataque de la administración de Alberto Fernández al gobierno demócrata de los Estados Unidos, a pocas semanas del viaje de Sergio Massa a Washington para conseguir el apoyo de la Casa Blanca para sus gestiones ante el FMI, el BID, el Banco Mundial y Arabia Saudita.

En plena campaña electoral para las elecciones de medio término (primer martes de noviembre) los senadores republicanos, que acusan de debilidad a Biden, han pedido “ni un dólar más a la Argentina”, en virtud de la cercanía de Alberto Fernández con Putin, el caso del avión venezolano y el apoyo de la Casa Rosada a las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Las afirmaciones de Vaca Narvaja no solo son imprudentes, también incurren en una deliberada falsedad. No hay punto de contacto entre la situación de Malvinas, una rémora colonial, y la de Taiwán.

 
El gobierno de Taiwán, cofundador de las Naciones Unidas, fue considerado el gobierno legítimo, ya que fue expulsado del poder por la Revolución Comunista de Mao.

En tal carácter fue miembro permanente del Consejo de Seguridad hasta 1971 (Resolución 2758 de la Asamblea General). La estrategia de Henry Kissinger y el presidente Richard Nixon lleva a Washington a un acercamiento con Beijing, para separar a la República Popular, de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Pareciera que la política exterior argentina se empeña en ignorar la actual emergencia nacional y prefiere poner la ideología trasnochada de los nostálgicos del comunismo por encima de los intereses de nuestra Patria.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar