“Operación primavera” de Schiaretti

4QC46TX3FFARLAV27CRKHW4B2Y

Durante el fin de semana, en los ámbitos políticos nacionales de alto nivel se habló de que el gobernador Juan Schiaretti prepara su desembarco en el escenario central en las próximas semanas. Una acción sobre la que se viene especulando hace rato y que -ahora- tendría fecha de ejecución. 

Lejos de desarticular esa fuerte versión, desde el Panal ya hablan de la “operación primavera” de Schiaretti para hacer referencia a que antes del 21 de septiembre, el mandatario provincial estará explícitamente lanzado. 

Casualmente, la información trascendió a pocas horas de que el diputado radical Facundo Manes provocara un nuevo cortocircuito en la filial cordobesa de Juntos por el Cambio tras ventilar, otra vez, sus coincidencias políticas con el líder del PJ Córdoba. Habló sobre el estrecho vínculo que los une y ardió Troya entre los aliancistas locales. 

 
Apenas los 30 segundos de respuesta que dio el neurólogo a La Nación + para referirse a la relación directa que tiene con el mandatario con quien -agregó-  “pensamos lo mismo”, bastaron para provocar la reacción de los aliados en Córdoba que rápidamente fijaron posición: “desde nuestro espacio vamos a seguir siendo oposición a un modelo que por momentos se parece mucho al kirchnerismo y que ahora, por una cuestión de oportunidad, el peronismo de Córdoba pretende disimular”, dice el texto que suscribieron los partidos socios. 

El senador Luis Juez y aspirante provincial de la coalición es uno de lo que viene acusando al radical con aires presidenciables de ser funcional al peronismo cordobés, lo trató de “ignorante de la política” y habló de la estrategia que lee detrás del vínculo Manes-Schiaretti. 

“Atrás de todo eso hay un gran paseador de perros que se llama Guillermo Seita que te pasea un dóberman, un ovejero alemán… entonces te lleva desde un (Gerardo) Morales a un Manes, desde un Schiaretti a un (Omar) Perotti, y los va paseando”, dijo días atrás en un programa de televisión de Córdoba. 

Se refiere al consultor y amigo personal del jefe del peronismo cordobés que está colaborado en su aventura de incursión nacional y quien, además de asesorar a los arriba mencionados, tiene otros clientes como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. 

No obstante, Juez fue categórico al asegurar que ninguno de los acuerdos que Juntos por el Cambio pueda sellar nacionalmente, determinará en Córdoba “la decisión” de ganar la provincia en el 2023. 

“Desde el punto de vista comunicacional es maravillosa (esa estrategia) porque eso hace que Schiaretti no tenga que explicar qué va a hacer después del 10 de diciembre del año que viene. Pero desde el punto de vista práctico, de la ejecución, yo lo he hablado con Facundo con Morales, hay una decisión de ganar Córdoba. El radicalismo, como nunca antes, quiere ganar la provincia”, disparó el senador. 

Volviendo al titular del Ejecutivo provincial y su proyecto nacional, desde el entorno del mandatario no sólo no desmintieron la versión de lanzamiento, sino que la alimentaron: anticipan una movida para “entre fines de agosto y principio de septiembre”. 

Desde El Panal sostienen que es una decisión ya tomada por el cordobés la de incursionar en la liga nacional para el 2023, aunque nadie pueda despejar hoy la mayor incógnita generada en torno a esa supuesta definición: desde qué rol pretende hacerlo el gobernador. 

¿Será como candidato a presidente o como aspirante a vice? ¿será cómo armador de un nuevo frente? ¿o lo hará a partir de una posible refuncionalización del principal espacio opositor que es Juntos por el Cambio? No hay ninguna precisión al respecto. 

La única certeza que sí dan desde el peronismo cordobés es que será lejos del kirchnerismo. Incluso, quienes lo conocen aseguran que la llegada de Sergio Massa no cambia los planes y que el cordobés seguirá moviéndose como opositor al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. En esa línea niegan de plano la posibilidad de que Schiaretti pueda participar en una eventual PASO dentro del Frente de Todos. 

Desde el PJ Córdoba lejos de hablar de las limitaciones que enfrentaría fuera de Córdoba el mandatario, por ejemplo, para ser un presidenciable competitivo, argumentan que lo importante hoy es que el nombre de Schiaretti esté en el concierto de dirigentes nacionales con proyección para el año próximo. A eso apuntarán con el fuerte trabajo de instalación que comenzará en breve. 

Naturalmente, la dirigencia local del PJ con el propio intendente Martín Llaryora a la cabeza, lo ubican en modo presidenciable. Y suena lógico que así sea, pues hay una necesidad política en Hacemos por Córdoba de prolongar lo más que se pueda ese poderío que concentra hoy el mandamás del peronismo cordobés pero que tiene fecha de vencimiento. 

Hasta acá, sólo se vio a un Schiaretti insinuando sus pretensiones de juego nacional: lo hizo el año pasado, al cierre de los comicios legislativos cuando aseguró que Hacemos por Córdoba trabajará en un frente nacional amplio y federal para el 2023; lo hace cuando recibe en su despacho a gobernadores peronistas y no PJ; lo hace cuando critica al gobierno nacional; cuando participa como disertante en distintos ámbitos en Buenos Aires; entre otras acciones. 

Sin embargo, desde su entorno aseguran que lo que se viene ahora será una intensificación de sus acciones a nivel nacional que incluirá, entre otros puntos, visitas a los medios, algo que Schiaretti no viene haciendo a diferencia de Juez y de Rodrigo De Loredo, las dos principales cartas con las que Juntos por el Cambio jugará en Córdoba el año próximo. 

Fuente: Alfil Diario. Nota de Yanina SORIA

Te puede interesar