La peor imagen de una grieta de está destruyendo al país por culpa de políticos inútiles

E2FIORSAJ5CPTAUXJ6S3MMRLTE

Tras ocho horas de una multitudinaria concentración frente a su casa que derivó en enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía Metropolitana, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner acusó al “partido judicial” y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por el episodio y aseguró que “quieren exterminar al peronismo”.

La vicepresidenta hizo su aparición en el escenario montado en la esquina de su departamento de barrio Recoleta pasadas las 22. Tras 10 minutos de alocución, les pidió a los militantes que se retiraran. “Vayamos a descansar un poco”, repitió. La desconcentración fue lenta, pero comenzó de modo inmediato.

Durante sus palabras, les pidió a los dirigentes de la oposición que “dejen de competir para ver quién odia más al peronismo”. También reiteró que “el partido judicial le pidió una condena de 12 años, uno por cada año de felicidad peronista”.

“No repitan experiencias de las cuales después todos tenemos que lamentarnos; ha habido demasiada sangre en la Argentina”, expresó, al insistir en que los manifestantes se desconcentraran.

También agradeció la “lealtad” de los manifestantes que se acercaron durante estos días a su residencia y a quienes mantuvieron un acampe, luego que se conoció el pedido de condena de 12 años de prisión en su contra.

Minutos antes que la vicepresidenta, había hablado Rodríguez Larreta para pedirle “que asuma la responsabilidad de que los manifestantes se retiren pacíficamente a sus casas”.

“La paz social y el orden público son dos principios fundamentales para mí. Todos los dirigentes políticos tenemos la responsabilidad de contribuir siempre a la paz social y trabajar para evitar cualquier enfrentamiento entre argentinos”, dijo Larreta durante una conferencia de prensa que dio acompañado de varios dirigentes de Juntos por el Cambio, como María Eugenia Vidal, Diego Santilli y Jorge Macri.

El conflicto se suscitó por la instalación de vallas de seguridad por parte del Gobierno porteño para impedir el acceso de manifestantes. La vigilia que militantes kirchneristas mantenían frente al edificio en el que vive Cristina Kirchner derivó en una manifestación que terminó con incidentes, detenidos y heridos, escenario que encendió una nueva polémica entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

 
A las 13.40, Cristina Kirchner se quejó de las vallas desplegadas en las inmediaciones de su departamento: “Quieren prohibir las manifestaciones de amor y de apoyo absolutamente pacíficas y alegres, que tienen lugar ante la ya inocultable persecución del partido judicial”.

Entonces, el esquema de múltiples convocatorias de respaldo cambió para unificarse en una sola, frente al edificio donde vive la vicepresidenta.

 
Los incidentes comenzaron alrededor de las 17.30, cuando distintas columnas con manifestantes llegaron a la esquina de Uruguay y Guido, a una cuadra de donde está el departamento en el que vive la vicepresidenta, y sacaron un vallado policial.

Entonces, efectivos de la Metropolitana iniciaron un operativo de desalojo en el que hubo heridos y fueron detenidos (aunque liberados a las pocas horas) el diputado bonaerense Matías Molle, el director de la Afip Fabián Rodríguez y Facundo Tignanelli, dirigente cercano a Máximo Kirchner.

La dirigencia política, lejos de aplacar los ánimos, buscó enardecerlos. Mauricio Macri dijo que “la responsable de este desborde y alteración de la paz es Cristina Fernández, que nuevamente atropella las instituciones, creyéndose por encima de la ley”. El expresidente acusó a la vicepresidenta de “victimizarse para promover el caos”.

A su turno, el presidente Alberto Fernández dijo que vallas desplegadas por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, “lejos de aportar a la tranquilidad invocada, generó un clima de inseguridad e intimidación”. “Expreso mi más enérgico repudio a la violencia institucional desatada por el Gobierno de la ciudad frente a una masiva manifestación de ciudadanas y ciudadanos expresándose en libertad y en democracia”, dijo Fernández.

La Mesa Nacional de Juntos por el Cambio expresó su “más profundo repudio a la violencia ejercida por manifestantes y funcionarios kirchneristas”. “El kirchnerismo necesita la violencia porque no puede aceptar el correcto funcionamiento de las instituciones republicanas”, dijo Juntos al respaldar a Horacio Rodríguez Larreta.

Ante la crisis, y mientras la convocatoria crecía, el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández; el ministro de Interior, “Wado” de Pedro, y el viceministro de Justicia, Juan Mena, confluyeron en una cumbre con Jorge Macri, ministro de Gobierno de la Ciudad de Buenos, y con Marcelo D’Alessandro, ministro de Justicia y Seguridad de esa jurisdicción.

Buscaban acordar que no hubiera desalojos y que pudieran continuar las expresiones de apoyo a la vicepresidenta, pero sin acampe, interrupción total del tránsito, uso de pirotecnia y con horarios que permitan el descanso de los vecinos del barrio de Recoleta. Esa gestión dio resultado tras el mensaje de la vicepresidenta.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar