Schiaretti se juegó casi todo en Marcos Juárez

POLÍTICA Por Diego BUTELER
Q63MBHYNNNGWTJGX65EA3CIEEE

Un triunfo en la ciudad en donde nació lo que hoy es JxC será literalmente el lanzamiento de su campaña para tratar de llegar a la presidencia de la nación por "arriba" de la grieta como le gusta decir, mientras que un traspié será desinflar un globo que por ahora no tomó mucho vuelo. Todo pasa por Marcos Juárez, aunque a muchos les parezca una exageración. 

En pos de cosechar un sonoro envión de cara a la puja provincial y nacional 2023 y un duro golpe emocional a Juntos por el Cambio, el gobernador Juan Schiaretti apuesta a sumar el próximo domingo un estratégico triunfo en los comicios a intendente de Marcos Juárez, emblemática ciudad cordobesa en la que nació en 2014 la alquimia electoral de Cambiemos.

El mandatario de Hacemos por Córdoba volvió a desembarcar este jueves en la ciudad del sur cordobés, ya en el cierre de la campaña, para dar un fuerte respaldo a la vecinalista Verónica Crescente, la candidata que impulsa el oficialismo provincial y que viene de renunciar a mediados de junio a su cargo de secretaria de Gobierno del actual intendente, Pedro Dellarossa (PRO).

“Marcos Juárez tiene una simbología fuerte porque fue el punto de nacimiento electoral del PRO, que hasta ese momento era un espacio político metropolitano, capitalino; ahí hizo su debut a nivel tierra adentro y ganó”, subrayaron desde filas del peronismo provincial a este diario. “Electoralmente es como la Batalla de San Lorenzo para los Granaderos a Caballo”, graficaron.

A tono con esa relevancia emotiva, Schiaretti jugó cartas fuertes, a partir de un importante respaldo que muestra Crescente en las mediciones que lo convenció de apostar a su postulación, en lugar de la del actual director del Hospital Regional, el peronista Eduardo Foresi, quien liderará la lista de concejales. El combo se presentará por “Unidos por Marcos Juárez”, una alianza de la Unión Vecinal y el PJ.


Por el lado de Juntos por el Cambio, la espada para buscar una continuidad de la gestión será la presidenta del Concejo Deliberante, Sara Majorel, con Dellarossa como primer candidato a concejal. La decisión del intendente de respaldar la postulación de Majorel empujó a Crescente a renunciar al gabinete, y ahora jugarán en veredas opuestas.

Majorel, por su parte, recibió este jueves el respaldo in situ del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta (coincidió con el paso de Schiaretti, aunque no se cruzaron). Larreta se sumó a los desembarcos días atrás de otras figuras de Juntos por el Cambio, como Mauricio Macri, el radical Gerardo Morales y Patricia Bullrich.


Dellarossa se impuso en 2014 con una sociedad entre la UCR y el PRO que resultó embrionaria de lo que meses después fue Cambiemos. En 2018 fue reelecto, en pulseada con Foresi y con un Mauricio Macri presidente en medio de un tembladeral financiero.

Con Crescente, el gobernador intentará obtener el domingo una jugosa victoria en el inicio de la carrera hacia 2023, donde Hacemos por Córdoba buscará retener el poder ya sin el tradicional juego de recambio entre Schiaretti y el fallecido José Manuel de la Sota, y con la aún no lanzada candidatura del intendente capitalino, el peronista Martín Llaryora. Un escenario que muestra al “Gringo” en pleno juego nacional y con contactos con referentes de distintos espacios de corte “dialoguista”, en pos de una alternativa política “para salir de la grieta por arriba”.

Con información de Ámbito

Te puede interesar