Abrazo de oso en la hidrovía

TBGDY5IRYFB2PI2MTCJ6DA7MJY

En el encuentro del peronismo núcleo que realizaron los gobiernos de esta provincia, Córdoba y Entre Ríos, el anfitrión, Juan Schiaretti, logró colar un acta que lo desvela: la Decisión N° 82 que promueve "la incorporación plena de la provincia de Córdoba a la Hidrovía”. Esa corta, pero contundente oración es el primer paso para el gran objetivo del cordobés en materia agroexportadora que puede terminar siendo un abrazo de oso para el gobernador Omar Perotti.

“Quiero agradecer a los gobiernos de Santa Fe y Entre Ríos por el apoyo a nuestra Córdoba que es una de las mayores usuarias de los puertos de la Hidrovía, para que forme parte plena de la conducción y administración de la Hidrovía. Es estratégico para Córdoba”. La última frase es reveladora. Un lugar en el Ente de Control y Gestión de la vía navegable que armará los pliegos y tendrá la manija del sistema. "No tendremos costa, pero sí la mayor producción de granos", justifican en el gobierno de Córdoba su condición mediterránea en un complejo navegable.

Si Santa Fe no logró imponerse en la compleja discusión de hidrovía y, sobre todo, en la conducción del ente de control y gestión siendo el protagonista principal de la vía navegable, ¿lo haría a partir del ingreso de la poderosa Córdoba por el solo hecho de que sea su socia? Si Córdoba ingresa, más allá de la identidad común de la región centro que promueve, buscará intereses propios.

Lo cierto es que Córdoba te lleva puesto. El gobernador impulsa una forma de hacer política, quizás por su autonomía de los oficialismos, sean peronistas o no, que arrastra y se pone por encima del resto. De hecho, la firma del acta mencionada se dio un poco con ese espíritu. “La plantearon los cordobeces”, aclararon en el gobierno santafesino como si Schiaretti, de local, hubiese acercado la lapicera y dicho: “Firma y DNI, por favor”.

Difícil negarse a estampar la firma en caso de no coincidir. "No, no te firmo", no parece ser una opción. Después será momento de analizar si se lee como un simple respaldo o es escribir su propio epitafio. El acta no tiene formalidad o impacto administrativo alguno, pero es toda una declaración política que en algún momento puede llegar a pesar. 

 

Todo esto puede ser estratégico para las cerealeras agroexportadoras que ven con buenos ojos que la provincia mediterránea se sume a las decisiones de peso en la Hidrovía en el marco de un fortalecimiento de la triple alianza sojera-maicera. Si Córdoba se suma a apoyar las acciones de Santa Fe le levantarán el pulgar. 

Aquello de que Córdoba te lleva puesto también pueda aplicarse al vínculo con las aceiteras-cerealeras que se motivan con un socio más expeditivo y dispuesto que el santafesino. Además del peso cordobés en los granos y subproductos que las aceiteras procesan y exportan desde los puertos santafesinos - en maíz un 35% del total y 20% de soja y subproductos-, se suman las no menores coincidencias públicas como el pedido de retenciones cero. 

Schiaretti no escatima en criticar al Gobierno por aplicar derechos de exportación y más de una vez ha pedido públicamente su eliminación total. Debe ser el único mandatario que lo hace. Por lo tanto, tener a semejante soldado en el ente donde se cocinan decisiones importantes es tentador para el lobby cerealero.

 

Es más, ese ingreso como socia estratégica, determinaría una nueva morfología del vínculo entre el gobierno santafesino de turno y el nacional, sea el peronismo o Juntos por el Cambio (JxC). Tener a Schiaretti de punta de lanza y arrastrando sus intereses en un pantano de juegos cruzados no es indiferente para la política.

La integración regional que plantea el círculo rojo agroexportador tiene lógica como proceso de asociación para hacer fuerza en algunos aspectos. Sin ir más lejos, este viernes las Bolsas de Comercio y Cereales de Bahía Blanca, Córdoba, Santa Fe, Rosario, Entre Ríos, y Buenos Aires se juntaron para rechazar la suba de tasas para el financiamiento de productores de soja. Con Córdoba adentro de la hidrovía, el empuje sería de ese calibre. 

 

Pero ahí se cerraría el cupo. "Tampoco la pavada" parecen decir algunos actores de la cadena agroexportadora por si se produce un efecto dominó y cualquier provincia que exporte al menos un grano de soja pida ser parte del ente en el que todas tienen su voto por igual. El ingreso cordobés podría potenciar intereses, se verá quién saca más ventajas.  

 Fuente: Letra P, sobre una nota de Facundo BORREGO

Te puede interesar