Superinflación: Massa convivirá con un piso impenetrable del 6% mensual

POLÍTICA Por Ariel Maciel
1663099411523

El ministro de Economía, Sergio Massa, deberá convivir con un clima de inflación permanente en la agenda de toda su gestión al frente del Palacio de Hacienda, aun si se sostiene en el cargo hasta el último día del gobierno de Alberto Fernández. Las proyecciones de las principales consultoras, de analistas y de las empresas muestran un escenario de remarcaciones sostenidas debido a la inercia que dejará este año, con un piso del 6% mensual que parece imposible de perforar. Las estimaciones ponen al Índice de Precios al Consumidor (IPC) en torno al 100% al cierre de 2022 y una base que puede alcanzar hasta el 45% a mitad del año electoral, donde la dinámica por la campaña presidencial promete mantener alta la presión en las góndolas.

Según el panorama trazado por el sector privado en una ronda de consultas realizada por Letra P, la inflación "elevada" está en los cálculos de las empresas, que en el grueso de los casos estiman una escalada interanual en 2022 al borde del 100% y una proyección con base del 85% para el año próximo. Sin embargo, aclaran que se trata de "una moneda en el aire", porque resta tener en cuenta los altibajos que pueden surgir de cualquier inestabilidad financiera, como sucedió con la crisis de los bonos CER y la salida del exministro Martín Guzmán, que disparó el IPC al 7,4% durante julio. Este miércoles, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informará el nivel de las remarcaciones de agosto, estimado en torno al 6,5%, según el promedio de las consultoras.

"Las empresas están haciendo estimaciones, pero cada uno está tomando números aleatorios. Este año se calcula que vamos a estar entre noventa y pico y 100%. Para el año que viene es una moneda en el aire y muchas están esperando para tener una proyección. Nosotros ya estamos con un presupuesto nuevo, donde pusimos valores de alrededor del 85% entre hoy y agosto del año que viene", confirmó a Letra P el dueño de una fábrica con presencia en distintos puntos del país y que integra la Unión Industrial Argentina (UIA). Además, señaló los problemas que enfrentan las empresas con la imposibilidad de realizar presupuestos con ajuste por inflación. "No sabemos cómo es la rentabilidad, porque uno puede creer que está ganando dinero, pero, por las remarcaciones, lo que sucediendo es una descapitalización, ya que, si la financiación de ese plazo de venta es menor que el de la inflación, se come la rentabilidad que uno pensaba tener", explicó.

En diálogo con Letra P, la analista de Ecolatina Ana Albín adelantó que en septiembre habrá varios impactos en el IPC. Por un lado, afectará el "elevado arrastre" que dejó la segunda parte de agosto y un mayor deslizamiento cambiario por parte del Banco Central, debido a que "el tipo de cambio oficial se devaluó 5% promedio en julio y agosto, casi un punto porcentual más que el promedio de los dos meses anteriores". Por el otro, "impactarán los aumentos en electricidad y gas que comenzaron a regir el último día de agosto". Según la consultora, tendrán un impacto directo en el IPC de 0,4 puntos porcentuales; además del alza en la tarifa de subte (40%) y de taxis (30%); así como los aumentos a empleadas de casas particulares y en colegios de la provincia de Buenos Aires. "Así, el índice de septiembre se ubicaría alrededor de 6,3% (82% interanual)", destacó

Las proyecciones de Eco Go para la segunda semana de septiembre muestran una variación del 1,5% de los precios de los alimentos con respecto a la semana previa, lo que implica una aceleración de 0,5 puntos porcentuales en el margen. "Con ese dato y considerando una proyección de variación semanal del 1,4% para las próximas tres semanas del mes, la inflación de alimentos consumidos en el hogar treparía en septiembre al 6,6% mensual", según el Relevamiento Semanal de Precios Minoristas, que muestra en espejo el IPC total, lo que daría una comparación anual del 81,2% y un acumulado anual del 64,4%, con tres meses todavía por delante hasta el cierre de 2022.

De cara al futuro, a donde están prestando atención las empresas a la hora de diseñar sus presupuestos y los planes de inversión de mediano plazo, las consultoras difieren. Mientras que las más pesimistas que participan del Relevamiento de Expectativa de Mercado (REM) anticipan una escalada del IPC en torno al 99,4% para todo 2022, lo que implica una suba del 4,7% en relación con la anterior medición, Eco Go cree que será apenas un par de décimas por encima (94,6%) debido a incrementos del 6,3% promedio hasta el cierre del año.

Ecolatina estima que la presión dará un leve respiro antes. "Para el resto del año, el adelantamiento de los aumentos pautados en las paritarias, un deslizamiento cambiario consolidado en niveles superiores a los meses pasados y los efectos de primera y segunda rondas que tendrán los ajustes en tarifas (en total, incidirían en 2,8 puntos porcentuales de septiembre a marzo) y combustibles se combinarán para mantener a la inflación por encima del 5% mensual. En principio, estimamos una lenta moderación, dejando como resultado una inflación que se acercaría al 95% en 2022, sin indicios de una desaceleración sustancial en 2023", sostuvo Albín.

 No es tan optimista la consultora de Marina Dall Pogetto, que proyecta, en línea con las expectativas de los empresarios de la UIA, que el IPC se mantendrá en torno al 6,5% en los primeros cinco meses del año próximo, con una baja al 5,2% recién para junio. De confirmarse ese escenario, a mitad de 2023 habrá un acumulado del 43%, lo que prende luces de alarma en el oficialismo respecto de los resultados de las elecciones primarias de la carrera presidencial.

De hecho, el tema se coló en la reunión que mantuvo la cúpula de la UIA, encabezada por Daniel Funes de Rioja, con el gobernador de Jujuy y referente radical de Juntos por el Cambio, Gerardo Morales, donde coincidieron en "la necesidad de equilibrar la macroeconomía como algo básico para un programa de desarrollo". Según un informe de la consultora Moody Brook, que conduce Agustín O'Reilly, "con una inflación en los tres dígitos, un desempleo en los dos dígitos y un tipo de cambio que no conviene a ningún sector productivo generador de divisas, el gobierno que venga tendrá serios problemas para estabilizar variables y cambiar expectativas".

 "La inflación es el tema más complejo y el que genera más pobreza mes a mes. El tipo de cambio y los complejos esquemas de venta y compra, importación y exportación, regulaciones que no permiten establecer presupuestos lógicos para el año que viene y lo que resta de este. Ninguno de los equipos económicos de los dos frentes políticos ha podido solucionar ninguno de estos temas y se han generado cada vez más cuellos de botella en la conducción de la economía nacional. Habrá que desarrollar nuevas recetas y, a su vez, nuevos planes y equipos para el futuro ya que, hasta ahora, todo parece haber fallado en vista a los magros resultados de la economía", analizó una de las consultoras más escuchadas por sectores políticos opositores del país.

Fuente: letrap.com.ar

Te puede interesar